Noticias sobre historias reales contadas de relaciones sexuales violentas

¿Puede el exceso de mensajes sexuales dejarnos sin libido?

¿Una generación de parejas sin (tanto) sexo?
¿Puede el sexo llegar a cansarnos? No nos referimos al hecho de practicarlo en demasía y ver cómo nuestro cuerpo se resiente de puro placer continuado. Muy al contrario, hablamos de un fenómeno nuevo, muy alejado de la revolución sexual de los años 60 y 70: la inapetencia, la desidia respecto al sexo. ¿Cómo puede llegar a pasar? básicamente, y según afirman muchas parejas, debido a una sobreexposición de los individuos a los estímulos sexuales. La publicidad, la televisión, el cine, los videoclips, las revistas e incluso la educación, son canales a través de los cuales se nos envían mensajes sexuales. ¿Puese esto acabar con el apetito sexual de muchas parejas? ¿A fuerza de obligarnos a mantener relaciones se está produciendo el efecto contrario? ¿La incansable búsqueda de la satisfacción carnal ha terminado por