Noticias sobre rompiendo virgo a jovencista colegial

, , ,

Los piropos

piro
Desearía ser “un rayo de sol” y entrar por tu ventana mientras duermes y posándome en tus labios despertarte dulcemente. Los piropos se definen normalmente como frases cortas que se utilizan con el fin de elogiar a alguien,  y que se  originan en momentos determinados de tiempo que suelen ser muy cortos o  muy rápidos, se dan  dentro de las diversas culturas  y  pueden ser  utilizados  como parte del cortejo. Sin embargo dependiendo de la forma, el lugar y la forma como se originen, pueden tener tonos y niveles diferentes, pasando  de la cortesía, hacia el humor, el morbo y ser ampliamente agresivos en algunos casos. Un buen piropo,  definido como interesante, sutil y  que rompa el hielo, puede marcar el inicio de una relación y permitir el conocimiento del otro de una forma fácil y  sencilla. Sin
, ,

Fantasías sexuales femeninas

sharing the sunset
Las fantasías sexuales no son patrimonio exclusivo del género masculino, pues son comunes a toda persona que quiera hacer uso de sus pensamientos eróticos para acelerar e intensificar la excitación y la capacidad orgásmica. No obstante, es verdad que durante décadas la mujer no ha podido expresar libremente sus preferencias sexuales y ha adoptado un rol pasivo en el sexo, por lo que no se permitía a sí misma tener fantasías en este campo. En la actualidad, se sabe que las damas sexualmente activas muestran casi el doble de actividad mental con contenido sexual que las que son vírgenes, demostrando que el deseo sexual se retroalimenta de fantasías, entre otras cosas. La liberalización femenina también se ha reflejado en este sentido, ya que en sus ensoñaciones busca con iniciativa su propio placer, dejando atrás la

Tipología de hombres modernos

Hoy en día, los hombres tienen que asignar su imagen a una categoría establecida y es que, los los viejos conceptos han cambiado radicalmente, debido a los medios de comunicación, la tecnología, y la enorme cantidad de información disponible. 1. El metrosexual se obsesiona con su propia imagen. Está enamorado de sí mismo. No hace falta ser guapo como Beckham para hacerte meterosexual. La característica que lo define es un narcisismo excesivo y una obsesión con su propia mirada. Si perteneces a esta categoría, lamento decirte que eres un producto del consumismo que domina el mundo occidental. Bajo esta presión, el metrosexual está en una lucha continua para que su imagen quepa en los estándares impuestos por los medios de comunicación. El resultado es un tipo de masculinidad basada en rasgos que históricamente eran femeninos.