Noticias sobre señoras cogelonas

, ,

Castigado sin sexo

gris-ella-enfadada
Desde tiempos inmemorables el sexo ha sido una de las monedas de cambio para conseguir alimentos, privilegios o artículos para todos aquellos que o no sabían, o no querían o no podían adquirirlos de otra manera. Sí, efectivamente las relaciones sexuales se cotizan al alza y con el transcurrir de los siglos vemos que pase lo que pase, estemos en la época que estemos, conllevan un valor que no decrece, porque animan al abatido, alivian tensiones al estresado, desbloquean los enfados de enamorados y acompañan al solitario (al menos durante unos momentos), y todo esto se sabe. El uso de la sexualidad como bien con el que negociar no es sólo un fenómeno macrosocial, también acontece a menor escala en ciertos hogares donde algunas parejas han aprendido a utilizar su intimidad como peaje o pago en
, ,

Fantasías sexuales femeninas

sharing the sunset
Las fantasías sexuales no son patrimonio exclusivo del género masculino, pues son comunes a toda persona que quiera hacer uso de sus pensamientos eróticos para acelerar e intensificar la excitación y la capacidad orgásmica. No obstante, es verdad que durante décadas la mujer no ha podido expresar libremente sus preferencias sexuales y ha adoptado un rol pasivo en el sexo, por lo que no se permitía a sí misma tener fantasías en este campo. En la actualidad, se sabe que las damas sexualmente activas muestran casi el doble de actividad mental con contenido sexual que las que son vírgenes, demostrando que el deseo sexual se retroalimenta de fantasías, entre otras cosas. La liberalización femenina también se ha reflejado en este sentido, ya que en sus ensoñaciones busca con iniciativa su propio placer, dejando atrás la
, ,

Hablar de sexo con los amigos

¿Es el sexo uno de los temas más frecuentes en las reuniones informales de amigos? ¿Está ganando terreno al fútbol, la política o los cotilleos de famosos en las conversaciones de pasillo? Es bien conocido el dicho popular de “los hombres son como el juego del parchís: se comen una y se cuentan veinte”. Pero esta cómica analogía, ¿responde a una realidad, o sólo es reflejo de un estereotipo de hombre que presume de sus conquistas sexuales?. Algunos varones de la humanidad han considerado el anunciar a bombo y platillo sus encuentros sexuales como si fuera la última fase del ritual de seducción, de manera que si no comentan el asunto entre sus compañeros de trabajo o de copas, en cierta forma para ellos, es como si no lo hubieran vivido. En honor a la verdad, también