El coitus interruptus no sirve como método anticonceptivo

En este interesante post, hablaremos del coitus interruptus.
Conoceremos en que consiste y porque no se lo puede usar como método anticonceptivo.
También hablaremos de los efectos secundarios que esta práctica puede traerle tanto a hombres como a mujeres y que están ligados a su salu sexual.

Muchas parejas aún usan el coitus interruptus como método anticonceptivo

Muchas parejas aún usan el coitus interruptus como método anticonceptivo

Al coitus interruptus, también conocido como “método de la marcha atrás”, durante mucho tiempo, se ha utilizado como método anticonceptivo.

Consiste en eyacular fuera de la vagina de la mujer, retirando el pene antes de que la eyaculación se produzca.

Pero con el correr del tiempo y con las investigaciones realizadas al respecto, hoy por hoy, podemos afirmar que el coitus interruptus es un pésimo método anticonceptivo y no sólo que no evita embarazos, sino que además puede acarrear otro tipo de problemas sexuales.

A pesar de esto, aún hay muchas parejas que lo usan para evitar un embarazo, convencidos de que el método resulta.

Por ello me ha parecido una buena idea tocar nuevamente este tema para desterrar este mito, aún tan arraigado y que provoca las tasas más altas de embarazos no deseados.

Pero, ¿por qué no sirve como método anticonceptivo?

Porque el hombre, antes de darse cuenta que va a eyacular, elimina lo que se conoce como líquido preseminal, el cual contiene espermatozoides, capaces de fecundar un óvulo.

Por lo tanto, por más que tu pareja no eyacule dentro tuyo, si no utilizan otro método anticonceptivo como preservativo o píldoras, tienes un alto porcentaje de quedar embarazada.

Los problemas secundarios que pueden traer la práctica del coito interruptus, están relacionados con disfunciones sexuales como problemas de erección o eyaculación precoz, ya que la frustración y presión que esta situación provoca en el hombre, le puede acarrear estos problemas futuros, tan ligados a lo emocional.

Por su parte, la mujer no está exenta de presentar también problemas sexuales, tales como anorgasmia o frigidez, por la excesiva preocupación de tener que estar siempre pendiente de si su pareja controla o no su eyaculación o sus impulsos sexuales.

De más está aclarar que esta práctica, tampoco previene contra las enfermedades de transmisión sexual.

Entonces, ¿por qué se lo ha utilizado desde tiempos remotos como método para el control de la natalidad?

-Porque se desconocían otros métodos anticonceptivos
-Porque no había acceso a la educación sexual como en la actualidad
-Porque no se realizaban las investigaciones que se realizan hoy en día en torno a la sexualidad y a los trastornos sexuales

Ya ha quedado claro que no se puede usar el coitus interruptus como método anticonceptivo, pero tampoco se lo recomienda practicarlo habitualmente por sus efectos secundarios en la salud sexual.

Por ello, nada mejor que utilizar un método anticonceptivo que sea cómodo para la pareja, y sobre todo eficaz, para así evitar estos problemas que tranquilamente pueden evitarse, ¿no te parece?

Foto:pareja de apablachini tomada de Flickr