El beso dentro de las relaciones de pareja

Un beso puede transmitir casi cualquier tipo de mensaje y esta en capacidad de acercar o alejar a dos personas llegando a determinar la intensidad, el compromiso y la fuerza de una relación.

“Me enamore con ese beso”, “Que decepción, Besa muy mal”, “Me encantaría saber como besa”,

Son frases frecuentes que se escuchas en reuniones de amigos o amigas cuando hablan de posibles pretendientes o personas con las que les gustaría tener una relación poco mas profunda que solo el contacto social.
El beso se ha establecido dentro de la cultura occidental una de las formas mas sutiles de lograr acercarse o generar un contacto que permita la intimidad, en términos de amistad genera diferentes niveles de confianza y aceptación del otro, sin embargo cuando se habla de una relación sensual, afectiva de pareja, el beso marca el paso entre una relación de amistad a una mas profunda y cercana que puede llevar fácilmente a niveles diferentes donde se establezcan y consoliden relaciones duraderas en el tiempo o al menos con un grado de profundidad donde cada una de las personas establece el deseo de querer estar en compañía del otro.

El beso es definido generalmente como el acto de tocar algo con los labios, y este tocar puede ser tan suave y sutil como un roce o desarrollar niveles de fuerza y pasión que llevan a un contacto mas prolongado; en general implica una serie de elementos corporales que van desde la disposición a acercarse, entrar en contacto y sentir al otro a través del establecimiento de un compromiso.

Un beso puede trasmitir una gran diversidad de mensajes y ser aceptado, recibido o rechazado en términos de cómo sea interpretado dicho mensaje, puede ser establecido como muestra de agradecimiento, alegría, saludo o como un mensaje de gusto y acercamiento con otra persona, puede guardar la intención de sentimientos sublimes como en las madres que besan a sus hijos o simplemente ser una transmisión de pasión y un signo de erotismo y búsqueda sexual, para después convertirse en el sello y casi la firma propia de una relación. Y aunque se ha interpretado de múltiples formas el beso finalmente es una manifestación de afecto y puede llegar a ser tan sutil o salvaje como la fuerza de la relación lo determinen.

Los besos se definen por su intensidad como, el beso de codicia o de Judas, que denota traición y engaño, este evidenciado se refiere al que le da Judas a Cristo en la mejilla. El beso Frenético, el que se da con mucho entusiasmo y parece que no tuviera tiempo para ser disfrutado, el beso apasionado, que alimenta los minutos a través del goce y el placer. El tímido, que es aquel beso que se deposita con temor al rechazo y casi no logra tocar al otro y tiene una duración muy corta, y el sutil, que es casi imperceptible.

También se encuentra definiciones a nivel del placer sexual como las que da el kamasutra que describe tres clases de besos: el nominal, en el que los labios apenas se tocan; el palpitante en el que se mueve el labio inferior, pero no el superior; y el beso de tocamiento, en el que participan labios y lengua, cada uno genera diferentes tipos de ideas y sensaciones y es manejado en las diferentes posturas con el fin de intensificar el placer y erotismo..

A pesar de lo difundida de esta caricia con los labios, los besos no siempre han sido aceptados y en alguna época eran solo una expresión privada y que si se manifestaba en publico podía tener sanciones sociales, sin embargo esto cambio cuando entra la revolución sexual de los años 60 y el beso se convierte en la expresión de afecto mas difundida y aceptada.

A través de la historia se encuentran evidencias de cómo se ha utilizado esta caricia para evidenciar desde respeto, nobleza hasta cercanía o como una forma de transmitir amenazas veladas. Dentro de la historia se encuentra como en la edad media, las personas besaban las manos de quienes jerárquicamente eran de un nivel superior, esto para denotar respeto, en la actualidad esta práctica se usa con los altos prelados de la iglesia e implica más allá del beso una actitud de sumisión y máximo respeto.

El beso en la mejilla, era una muestra de cercanía y afecto y era utilizado y aun lo es entre familiares, amigos o personas con las que se quiere manifestar un buen nivel de aprecio y acercamiento.
Los científicos en varias investigaciones han descubierto que el movimiento muscular que implica el acto de besar hace que se pongan en juego mas de 30 músculos de la cara, generando diversas sensaciones que implican una gran liberación de hormonas y de cambios a nivel corporal, lo que ha llevado a determinar que quien besa constantemente logra apoyar el proceso inmunológico y mantener buenos grados de salud. Al hacer estas investigaciones y los efectos que tienen sobre la salud se determinaron unos tipos de beso que se dan de acuerdo al tipo, la forma, intensidad y cantidad de implicaciones en el cuerpo humano, entre ellos están:

El beso seco; apoyo de los labios unos contra otros, duración limitada en el tiempo.
Beso Hollywoodense: simula las películas y las escenas románticas, implica que al momento de besarse, uno inclina al otro hacia atrás, como invitándolo a estar más cómodo y poniéndolo en una actitud receptiva. Tiene una connotación de romanticismo.
El beso succionador, implica que una de las dos personas tome entre sus labios el labio inferior de su pareja para introducirlo en su boca, mientras que ejerce un movimiento de succión.
Beso francés: consiste en que se con la lengua los labios del otro y posteriormente introducirla en la boca de su pareja. Puede tomar diversas tonalidades dependiendo que tan profundo penetre la lengua en la boca del otro o que tantas caricias se puedan generar con ella.
El beso de apretón: Se refiere cuando una persona aprieta fuertemente sus labios contra el labio inferior de su pareja.
El beso toma todo: un miembro de la pareja toma entre sus labios los labios del otro.
El beso de lengua apasionado: La pareja introduce sus respectiva lengua en la boca del contrario tocando los dientes al paladar.
El beso de yo te sigo: en este caso se espera a que uno de los dos inicie la acción de besar y el otro le siga alcanzando un ritmo frenético.
El beso cazador: este se da cuando la pareja juega a que cada uno trata de atrapar con sus labios el labio inferior del otro.

El beso de lengua: Se origina cuando los labios se tocan y luego el roce se da entre las lenguas, entrando en un jugueteo de las mismas, no hay introducción de estas en la lengua del otro y los labios pasan a un papel secundario.
De la forma como se utilice, los besos se han constituido en la mejor muestra de afecto y de acercamiento entre las parejas, es el inicio de la expresión erótica y lo que puede apoyar el desarrollo pleno de una relación. Se utilizan en variedad de sentidos y lo importante es que cada persona logre explorar cuales son las mejores formas de darlo y experimentar con su pareja cual es el que les permite sentirse mas cómodos y a gusto para llevar su relación a un sentido pleno de intimidad y goce.