Técnicas de depilación para zonas íntimas

Aunque actualmente hay muchas técnicas de depilación en el mercado, para las partes íntimas hay algunas más recomendadas que otras

depilación

La verdad es que ahora que se acerca el verano, muchas mujeres estamos pensando en las técnicas y métodos de depilación para nuestro cuerpo con el que lucir las prendas más estivales sin que haya ningún vello a la vista. Sin embargo, aunque cada vez son más las opciones de depilación que se nos ofrecen en el mercado y en las tiendas de estética y belleza, no todas son adecuadas para todas, sino que acertar con la mejor técnica de depilación depende precisamente de tres cosas; el resultado que quieras obtener, el tiempo que quieres que dure y el dinero que quieras gastarte en ello.

A continuación te vamos a explicar las opciones más destacadas del mercado actual ordenadas por el uso que se tiene actualmente y por la facilidad de llevarlas a cabo en casa. Te recomendamos que eches un vistazo a las opciones que te ofrece cada una de ellas en cuanto a la relación resultados/precio para que puedas elegir la que más se adapte a tus necesidades del momento.

Técnicas de depilación para zonas íntimas

  • La hojilla: es la más clásica de todas y también la más económica. Aún así, se aconseja que en caso de que te decidas por ella optes por utilizarla en combinación con geles o productos hidratantes que eviten que se reseque la piel. El principal inconveniente es que apenas durará unos pocos días y requiere retoques constantes, además de que endurece el vello.
  • Cera: es quizás la segunda más utilizada, aunque también la más dolorosa. Es preferible que te la haga un especialista ya que sabrá cómo tratar tanto el dolor como el resultado final para evitar rojeces y granitos que suelen ser habituales con este método.
  • Maquinas eléctricas: hay actualmente en el mercado varias especializadas con cabezales para la depilación de zonas íntimas. Tienen las mismas ventajas en duración que la cera, aunque su uso doméstico puede ser un tanto complicado ya que te puedes hacer daño y hay que tratar la zona después con productos especiales.
  • Láser: empieza a ser la más común, aunque los expertos aseguran que quizás estemos abusando demasiado de este tema. En todo caso, no se ha demostrado perjudicial de momento, y lo cierto es que el vello oscuro de la zona facilita su eliminación en pocas sesiones. Su principal inconveniente es que cuesta bastante y que lo tienen que llevar a cabo en centros especializados.
  • Luz pulsante: es quizás el más novedoso, aunque por ello también el más costoso. Es tan eficaz o más como el láser dependiendo del tipo de vello y piel. Incluso actualmente están lanzando al mercado electrodomésticos pequeños con los que hacerlo una misma en casa.

Imagen: jlmaral