Signos y síntomas del embarazo

Cuando una mujer se queda embarazada su cuerpo le envía señales de la nueva vida que se gesta en su interior. Hacemos un repaso por aquellos signos y síntomas más comunes en el primer trimestre de embarazo.

embarazoLos signos y síntomas del embarazo son consecuencia de los cambios fisiológicos que ocurren en las etapas de la gestación. Cada embarazo es un mundo, y ni siquiera la misma mujer experimenta los mismo síntomas en cada embarazo, por eso no se trata de ir marcando en una lista los signos para confirmar el estado, sino de saber reconocer algunos de estos síntomas en caso de tenerlos. Aún así, aunque estos signos estén presentes, también pueden deberse a otras causas, por lo que os adelantamos desde ya que no podemos saber si estáis embarazadas sólo porque nos expongáis vuestros casos. Tan sólo tratamos de aumentar el conocimiento general sobre la época de la gestación.

Cansancio: durante el primer trimestre es habitual tener la sensación de agotamiento irresistible. Puede ser debida a cambios hormonales y a la disminución de la presión sanguínea. Las náuseas y los vómitos, junto a una aversión hacia determinados alimentos pueden producir una deficiente nutrición, que también refleja esa falta de energía.

Ausencia de menstruación: el síntoma más claro del embarazo es la falta de la menstruación. Una vez el óvulo fertilizado se ha implantado en la pared uterina, el útero se convierte en un entorno favorable para el feto. Con frecuencia, durante las primeras fases del embarazo, las madres experimentan molestias en la parte baja del abdomen o síntomas premenstruales tales como una sensibilización de las mamas, tensión e hinchazón como si estuviera a punto de bajar la regla. En ocasiones puede producirse un flujo sanguinolento (entre marrón y rosado) debido a que los niveles hormonales de progesterona no son lo suficientemente elevados, pero en poquísimos casos se puede asemejar a la menstruación.

Náuseas y vómitos: la sensación de náuseas y, en ocasiones, vómitos, afecta a un 50% de las mujeres en el primer trimestre. Los síntomas suelen presentarse a primera hora de la mañana y en mujeres que tienen ansiedad o hambre. Algunas mujeres presentan estos síntomas durante todo el día. Los vómitos son más habituales en casos de embarazos gemelares. A las doce semanas los vómitos y las náuseas suelen cesar, aunque un pequeño porcentaje de embarazadas los sufren durante toda la gestación. En caso de hiperemesis (volumen elevado de vómitos) hay que acudir al médico.

19-semanasAversión a ciertos sabores y olores: durante el embarazo muchas mujeres perciben cambios en el sentido del gusto, o desarrollan un sabor extraño y metálico en la boca. Así mismo muchas mujeres experimentan aversión hacia ciertos olores como el humo de los cigarrillos, el café, el té, el alcohol, la grasa y ciertas hierbas y especias. Parece ser que podría ser el modo en el que el organismo protege al feto de ciertas sustancias que podrían resultar nocivas.

Micción frecuente: aumenta la necesidad de tener que vaciar la vejiga más frecuentemente, por un lado debido a la presión que ejerce el útero sobre ella, y por el aumento en el volumen de sangre circulante. Sobre el cuarto mes suele disminuir esta frecuencia, aumentando hacia la última etapa del embarazo. Este hecho no es preocupante excepto en caso de dolor o escozor al orinar, en este caso se debe acudir inmediatamente al médico por el riesgo de sufrir una infección de orina.

Cambios cutáneos: las marcas de nacimiento y las pecas pueden oscurecerse durante el embarazo debido a un incremento de la hormona estimulante de melanocitos (MSH), producida por la glándula pituitaria, que actúa sobre la pigmentación de la piel (melanina). Entre la décima y la duodécima semana de embarazo los pezones y las areolas se oscurecen y pasan del color rosado al marrón. Así mismo, las glándulas sebáceas y sudoríparas tienen una mayor actividad, y es posible que las mujeres que tienen tendencia al acné noten que se les agudiza este problema. También suelen aparecer una marcas longitudinales en la piel del abdomen, nalgas, muslos y pechos denominadas estrías. Son de color rojo violáceo y varían en número y longitud. Una correcta hidratación cutánea puede disminuir el riesgo de padecer estrías, pues una vez que aparecen, ya no pueden eliminarse.

Foto 1: tostoneone en Flickr

Foto 2: Melisa Tuya en Flickr