Condilomas, verrugas genitales

CondilomaEl Condiloma Acuminado es una enfermedad producida por un virus y que tiene como consecuencia la aparición de verrugas en la zona genital o en la anal. Aunque se considera una de las enfermedades de transmisión sexual, ETS, también puede aparecer en niños que no han tenido contactos de este tipo. Ahora bien, también surge en niños que ha sufrido de abusos, por lo que estos casos son vigilados muy de cerca.

Conocido también como Verrugas Venéreas o del pene, el Condiloma es culpa del virus del papiloma humano, (VPH), que infecta la piel de los genitales y del ano y hace aparecer unas verrugas sobre ella. Estas verrugas pueden aparecer en el pene, la uretra, la vulva, la vagina, el cuello del útero y en las cercanías del ano. Todas estas son zonas húmedas que favorecen la proliferación de este virus.

Se contagia en contactos directos de las partes íntimas y por medio de la secreción vaginal. El sexo oral puede producir que surjan condilomas en el interior de la boca o en la garganta.

Dichas protuberancias tendrán unas u otras características dependiendo de su lugar de localización: las que aparecen en el pene son más pequeñas que las que surgen en los genitales femeninos, por ejemplo. Pero todas son duras, ásperas, rojizas y pueden aparecer solas o en grupo. Cuando crecen mucho se abren tomando la apariencia de una coliflor y resultan terriblemente molestas.

Pero no sólo aparecen estas verrugas, sino que éstas vienen acompañadas de picor en el pene, aumento del flujo vaginal y sangrado después de la penetración.Conocer a tu pareja

En el caso de las mujeres, detectar su aparición es de vital importancia, pues suele una de las complicaciones que surgen cuando se ha enfermado de cáncer del cuello del útero, por lo que ante cualquier síntoma es importantísimo acudir al médico.

El tratamiento incluye dos vías: por un lado, la aplicación de cremas en la zona afectada, y por otro, acudir a la solución quirúrgica, como, por ejemplo, con la cirugía láser.

En cualquier caso, es aconsejable que, además de seguir el tratamiento, se advierta a los demás que han compartido experiencias sexuales con el enfermo, de la aparición del Condiloma, para que así puedan poner, cuanto antes, medidas al respecto.

La única manera de prevenirlo es utilizar preservativos o la abstinencia total.