Sífilis, Treponema Pallidum

Pene con sífilisLa Sífilis es una enfermedad infecciosa provocada por una bacteria llamada Treponema Pallidum, que se extiende rápidamente por el organismo. Generalmente entra en el cuerpo a través de los genitales, pero las heridas en la piel o las distintas membranas mucosas, existentes en nuestro cuerpo, también pueden ser puerta de entrada de esta Enfermedad de Transmisión Sexual. En cualquier caso, practicar el sexo sin protección, máxime cuando cambiamos a menudo de pareja, aumenta considerablemente la posibilidad de contraer esta enfermedad. Y esto se refiere a practicar sin preservativo tanto las relaciones coitales, como anales, como el sexo oral.
La Sífilis presenta varias etapas:

Sífilis Primaria: A las dos o tres semanas de haberse producido la infección, surgen en la zona afectadas unas úlceras que pueden incluso pasar inadvertidas pues no producen dolor. A estas úlceras se les conoce como Chancros y pueden llegar a desaparecer pasadas unas 5 semanas, lo cual no implica que el sujeto se haya curado de la Sífilis. Puede producirse también la inflamación de los ganglios linfáticos.

Sífilis Secundaria: Después de que los chancros hayan desaparecido, llega la erupción cutánea granitos rojos en forma de pequeñas costras que, curiosamente, no producen picazón. Generalmente salen en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Pueden aparecer también heridas en la boca, en la vulva o en el pene. Tanto la erupción como estas heridas en las mucosas son muy contagiosas.

Sífilis latente: Si la sífilis no se trata, los síntomas desaparecen pero el germen sigue permaneciendo en el cuerpo. La sífilis debe tratarse antes de llegar a esta fase, porque de lo contrario se corre el riesgo contraer sífilis terciaria o final.

Sífilis Terciaria: Cuando se llega a esta fase, la infección ha llegado ya al sistema nervioso, al corazón, al cerebro y a los huesos, con los consiguientes trastornos que ello supone. La sífilis es una enfermedad muy grave, que sólo puede curarse con el adecuado tratamiento médico y que puede causar, en esta tercera fase, parálisis, ceguera e, incluso, la muerte del que la padece.


Para diagnosticarla es necesario realizar exámenes de sangre y así detectar las sustancias que produce la Treponema Pallidum. Y es importante comenzar el tratamiento a tiempo, para así curarla totalmente. Pero no hay que confiarse: aún cuando los síntomas parezcan haber desaparecido,Sexo Sano hay que realizarse un seguimiento posterior en durante, como mínimo, dos años, y no mantener relaciones sexuales al menos hasta que se hayan superado satisfactoriamente los dos primeros controles de seguimiento, y siempre utilizando preservativo.

Existe, por otra parte, la sífilis que afecta a bebés que aún está en período de gestación. Y ésto ocurre porque la madre ha contraído la enfermedad mientras estaba embarazada. Es la llamada Sífilis congénita y puede amenazar seriamente la vida del futuro bebé. En estos casos, se trata a la madre con penicilina para que el bebé corra los menos riesgos posibles.

Mantener una higiene estricta y vigilar nuestra salud, y la de aquellos con los que mantenemos contacto sexual, son premisas imprescindibles para disfrutar de una vida plena y de una sexualidad satisfactoria.