Muebles eróticos

En este post, hablaremos de los muebles eróticos creados por dos diseñadores mexicanos.
Muebles de diseño, vanguardistas y transgresores, que no sólo pueden lucirse en la habitación, sino también en otros sectores de la casa.
Todo acerca de estos muebles eróticos, en este artículo.

Muebles eróticos de diseño mexicano

Muebles eróticos de diseño mexicano

El diseño y la vanguardia, alcanza también al segmento del sexo y nos traen algunas novedades.

Como estos muebles eróticos, realizados por los diseñadores mexicanos Xanath Lammoglia y Andrés Amaya, que han apostado a llevar el sexo, fuera del ámbito privado de la habitación, para comenzar a innovar con otros espacios y por que no con otras posturas sexuales.

De esta manera, a través de sus modelos de mobiliarios tales como sillas, sofás, mesas, y colocándoles nombres sugerentes a sus piezas, como por ejemplo “Felatio” que es una silla especial para la práctica del sexo oral, o “El cartero llama”, una mesa en donde se puede llevar a cabo la fantasía de tener sexo encima de la mesa, estos innovadores diseñadores, desde el año 2.000, vienen incursionando en muebles exclusivos y vanguardistas.


Si bien no son los primeros en dedicarse a realizar muebles eróticos, según ellos, se diferencian de su competencia porque sus muebles son ricos estéticamente y se pueden mostrar en cualquier sector de la casa.

Hasta tienen planeado en un futuro, lanzar también muebles dedicados exclusivamente a un público homosexual.

Silla erótica

Silla erótica

La mayoría de las piezas, han sido elaboradas en base a fibra de vidrio y metal, con detalles artesanales realizados a mano, como el caso de la silla “La Adela”, llamada así en honor a las mujeres que participaron de la Revolución Mexicana, la cual ha sido concebida para que la mujer lleve el control de la penetración, y que ha causado un gran impacto en el Museo del Sexo en Nueva York.

A excepción de “Wet conexion”, una especie de cubículo para la ducha, con varios orificios, con la cual podrás experimentar varias posiciones sexuales, a mí personalmente, no me resultan tan estéticos como presumen sus creadores, y no formarían parte de la decoración de mi casa, ni siquiera de mi habitación les diría, menos teniendo en cuenta que su pieza más económica, como la sillaLa Adela”, cuesta 1.830 dólares.

Y tú, ¿qué opinas de ellos?, ¿los comprarías?

Fuente y fotos: Minutouno