Tu vida sexual activa, después de tener hijos

Sabios consejos para que recuperes tu vida sexual luego de que los niños llegaron al hogar y la fatiga, la rutina y el estress se hayan apoderado de tu vida.

Cuando llegan los hijos a la vida de una pareja, las cosas podrían cambiar un poco a cuando los amantes se encontraban solos en casa.

Vamos a poner un caso de ejemplo: Julia (no es su verdadero nombre) no era extraña a la maternidad, su primer hijo tenía 14 meses de edad cuando nació el segundo de sus hijos, así que no esperaba sorprenderse en cuanto a los cambios en su vida sexual, porque imaginó que gradualmente entraría en ritmo nuevamente.

No obstante, Julia descubrió una extraña aritmética que le siguió a la llegada del segundo bebé. Fatiga, stress y un caos general se comenzaron a incrementar en su vida. Entonces, ¿era cierto lo que ella había escuchado?, ¿los hijos obligan a los padres a olvidar su vida sexual para siempre?

Sin dudas, mientras que los padres de un sólo niño pueden llegar a encontrar su renacer sexual, un segundo bebé cambia toda la dinámica. “El balance cambia”, sostiene la terapeuta de familia Carleton Kendrick. O como Julia señala, “La pareja debe ser el pilar de la casa. Pero en lugar de eso, la casa se convierte en un cuarto de juegos gigante”.

Usualmente, para el tiempo en que un segundo bebé llega, el primero es mayorcito como para de alguna manera ser independiente -y una suerte de ayudante en casa. Pero si ese no es el caso, las consecuencias son reales: “En promedio, los padres que tienen niños sólo tienen 20 minutos en intimidad en una semana”, señalan Anne Semans y Cathy Winks, coautoras de La Guía de sexo para Madres.


Pero no todo está perdido, la solución es ver estos problemas como oportunidades para un nuevo tipo de intimidad, aquí algunos consejos:

1. Redefinir. “Hacer el amor significa suaves y prolongados besos por la mañana”. “Para los esposos estos pueden ser pocos minutos de caricias al cabello de su esposa”. Aquí es donde empezarás a reconectarte de una nueva forma con la pasión.

2. Reconectar. “No hables de los niños todo el tiempo”. “Es tentador, pero tienes que evitarlo. Conversa de lo que solías conversar con él y mantén la conversación viva”.

3. Creatividad. Manda a tus niños a pasear con la niñera por una hora y escápate un rato con tu esposo para revivir tu adolescencia.

4. Espontaneidad. Redescubre tu habitación y los transporta tu vida sexual esta vez al sofá.

5. Sé Realista. Finalmente, no tengas miedo de declararle una pausa al sexo. Eso ayudará a que saques por un rato esa preocupación y contribuirá a que después de un tiempo, la pasión recobre nuevamente su rumbo.

Fuente| Web MD

Foto 1 de Patricia Carmo en Flickr

Foto 2 de  leatitia en Flickr