Ejercicios para reforzar la vagina

En realidad, casi todas las mujeres sabemos que hay determinados ejercicios pélvicos que ayudan a reforzar la vagina pero en este artículo encontrarás otra técnica muy eficaz proveniente de la China antigua.

ejerccios-para-reforzar-la-vagina-2.jpgDe lo que aquí te voy a hablar es de los huevos macizos que se introducen en la vagina con el propósito de mejorar su elasticidad y también su firmeza. Para conseguirlos, sólo debes buscar a algunos proveedores a través de internet que los venden bien sea en piedra o en madera. Debes escoger uno de 2.5 centímetros de diámetro, porque cuanto más pequeño sea este, entones, más trabajo harán los músculos de la vagina. A decir verdad, algunas mujeres empiezan estos ejercicios con huevos grandes y a medida que pasa el tiempo y van cogiendo experiencia, pasan a un de menor tamaño.

Así, este huevo debe tener un cordón que lo enganche al exterior el cual deberá estar siempre que lo utilices bien desinfectado. Por tanto, en la primera usada debes sumergirlo en agua hirviendo por unos minutos o también podrías empaparlo de desinfectante durante toda una hora. Una vez que has hecho esto, para las siguientes veces debes lavarlo con agua caliente.

Antes de empezar a hacer los ejercicios, te recomiendo que estimules tus hormonas sexuales, es decir lo que debes hacer es masajear tus senos con profundidad. Relájate y empieza por tus pezones y luego dirígete fuera de esta zona hasta que cubras todo el seno. Te darás cuenta que vas por buen camino cuando veas que tus senos se endurecen y también verás cómo se agrandan. Una vez conseguido este efecto (que probablemente te habrá llevado unos cinco minutos), empieza a estimular la zona de tu vulva externa, lo que quiere decir también tu clítoris. Mantén la estimulación durante otros cinco minutos también o hasta que logres estar lo suficientemente excitada.

Es importante que sepas distinguir las diferentes zonas que se encuentran dentro del canal de la vagina antes de introducir el huevo. La visualización de estas es de bastante ayuda puesto que te hará más consciente de lo que pasa dentro de ella y te dejará usar mucho mejor los músculos vaginales cuando tengas relaciones sexuales.

Si nos detenemos en este canal, encontraremos que hay una primera sección en él que contiene los músculos que están rodeando a la abertura exterior y también la parte inferior. La segunda zona es la parte media de este canal y la tercera es la parte se arriba, y ambas zonas se encuentran rodeadas de diferentes músculos que pueden usarse para mover este huevo en otras diferentes direcciones. Y aunque te pueda parecer que esto es una fantasía, con práctica entenderás perfectamente lo que te quiero decir.

Sólo con intentar que tengas este grado de control en estos músculos de la pelvis ya es un gran comienzo, porque en realidad muy pocas mujeres pueden llegar a entender lo que está ocurriendo con esta zona cuando tienen relaciones sexuales, y mucho menos aún, las mujeres que son conscientes de que al dedicarle tiempo al conocimiento y experimentación de esta zona, podrán conseguir un placer verdaderamente insólito.

Aunque, de otro lado, también que hay que reconocer que este tema no podría ser de interés a todas las mujeres, en realidad para las que sí han hecho el esfuerzo para conocerse y también comprender las reacciones de su propio cuerpo, no han obtenido más que placer de sus experiencias propias y luego compartidas. Si lo vemos desde otro punto de vista, para algunas mujeres la vagina representa un modo místico de unirse con sus parejas, donde el pene del hombre también forma una conjunción hermosa, por tanto, la idea de que la vagina es un lugar bastante dinámico y que puede usarse con mucha actividad y por tanto, sabiendo que esto mejora increíblemente el placer sexual propio y el de la pareja, resulta muy novedoso para muchas parejas. Así, practicar ejercicios con los huevos es un buen inicio para esta nueva exploración.

ejerccios-para-reforzar-la-vagina-1.jpgEn este proceso, te he traído un ejercicio que comprende seis pasos para la estimulación de estos músculos pélvicos:

Paso número uno: una vez que estés excitada (es decir, hayas estimulado tanto tus senos como la vagina y la vulva), introduce el huevo en la vagina por la parte más ancha.

Paso número dos: ten una postura erguida y firme con los brazos al costado del cuerpo y las manos delante de las caderas y haciendo puño cerrado. Ahora, retrae la primera zona de la vagina ya que de esta manera lograrás que el huevo se mantenga en su sitio de manera firme.

Paso número tres: aspira aire con profundidad y retrae los músculos de la zona superior vaginal. En realidad, lograrás contraer la segunda y tercera zona al mismo tiempo; por lo que debes mover el huevo hacia la parte de arriba (es decir como para la segunda zona). En esta parte, podrás notar cómo se mueve el huevo.

Paso número cuatro: con la segunda sección vaginal, oprime el huevo ya que así lograrás que se quede quieto con firmeza. No te preocupes si esto no te resulta las primeras veces, ya que se logra hacer con cierta experiencia.

Paso número cinco: ahora, trata de mover con lentitud el huevo, es decir de arriba abajo dentro del canal de la vagina. Esto también requiere cierta destreza, por lo que te recomiendo que además de usar los músculos vaginales también utilices la mente. Cuando sientas que estás muy cansada entonces, descansa, ya que de esta manera te darás cuenta cómo la energía logra almacenarse dentro de la pelvis.

Paso número seis: ahora, mueve el huevo de derecha a izquierda lo que en realidad, es un truco que una vez que lo cojas podrás mover el huevo a tu antojo (de arriba a abajo y de derecha a izquierda). Mientras más experiencia tengas, ganarás más velocidad y fuerza.