El método de la temperatura basal

Este método natural sirve para poder establecer con exactitud cuáles son los periodos fértiles e infértiles dentro del ciclo menstrual femenino.

El método de la temperatura basal es un método que si bien es efectivo depende de diferentes factores que alteran su medición exacta. Así, este método consiste en el hecho de tomar la temperatura del cuerpo justo al momento de despertar pues es lo que nos confirma que la ovulación ya ha empezado. Cuando estamos en esta etapa la hormona de la progesterona incrementa la temperatura del cuerpo de unos 0,2 a 0,4 ºC, y unos tres días después, se aumenta medio grado que continuará así hasta el próximo periodo.

Qué tipo de termómetro utilizar
Este termómetro basal está hecho de vidrio y de mercurio. Es del mismo aspecto que el clínico con la única diferencia que su rango de medición es de los 35°C a los 39°C y las décimas de grado se ven mucho mejor que en los termómetros normales. Además, es muy frágil por lo que se debe tener mucho cuidado. Cada noche debes dejar el termómetro debajo de los 35°C, así si decides hacerlo vía oral debes tomarte unos cinco minutos en bajar, mientras que al hacerlo de manera rectal o vaginal demora unos tres minutos. También puedes utilizar un termómetro normal, pero debes poder visualizar correctamente estas décimas de grado tan importantes.

De otro lado, también existe el termómetro digital que funciona a base de baterías y obviamente es más caro (es decir, unos 15 euros) pero cabe resaltar que es más seguro (es irrompible y además lo puedes llevar a cualquier parte); además, puedes leerlo de manera muy fácil y solo te toma un minuto. De otro lado, este termómetro te avisará en el momento que termine de tomar la temperatura de tu cuerpo por lo que no vas a necesitar un reloj o cronómetro. Finalmente, una de sus mejores funciones es que guardan en su memoria la última temperatura que tomaron por lo que de esta manera no es necesario que mantengas tus apuntes o que los grafiques de manera inmediata, puedes tomarte unos días para hacerlo con tranquilidad.

Cómo tomar la temperatura
De manera oral:
coloca el bulbo del termómetro debajo de la lengua,  así mantén cerrados los labios hasta que pase el tiempo recomendado. ¡No lo muerdas!, el peligro de ingerir mercurio es que puedes intoxicarte.
De manera vaginal: debes insertar el termómetro dentro de tu vagina.
De manera rectal: unta vaselina o lubricante e inserta la punta plateada del termómetro. Esto debes hacerlo recostada de un lado y con las rodillas dobladas.

Así, para que durante todo tu ciclo tengas una mejor precisión de tu temperatura lo mejor será que uses la misma posición todas las veces. Además, ten en cuenta que la temperatura deberás tomarla al momento de despertarte y tratando de que sea siempre a la misma hora. Si al tomarte la temperatura, te das cuenta que la línea se encuentra entre dos, es decir, no es certera, toma como referencia la anterior más baja.

De otro lado hay que tener en cuenta que la temperatura del cuerpo puede alterarse por diferentes motivos, por ejemplo cuando se ha ingerido alcohol, cuando se duerme más de la cuenta, cuando no se ha dormido o descansado bien o cuando se está bajo estrés. En cualquiera de estos casos, la temperatura que encuentres en tu cuerpo puede ser hasta 2°C más alta que la del día anterior.

Su funcionamiento
Como ya te dije antes, la temperatura corporal va a permanecer baja hasta que se da el momento de ovular. Así, este aumento se produce de una manera brusca y por lo tanto, la temperatura va a mantenerse alta durante todos los días que dure este ciclo, es decir hasta cuando empiece el siguiente periodo. Así, cuando veas que hay un descenso de temperatura (es decir, después de la etapa de temperatura alta) eso indica que es tu primer día de menstruación.

Debes llevar la cuenta en un plano cartesiano en donde las “x” (horizontal) serán los días del ciclo menstrual (ten en cuenta que el ciclo inicia con el primer día de menstruación), y donde las “y” (vertical) serán la temperatura diaria. Coloca un punto que resumirá la ocurrencia entre la fecha y temperatura y así unirás todos ellos al final del ciclo. Cuando esto ocurra, dibuja una nueva gráfica; así podrás darte cuenta que la gráfica te permitirá ver el día en que empezó el cambio brusco de tu temperatura corporal, es decir, el día de oculación.

De esta manera, ten en cuenta que la fase en la que no hay peligro de salir embarazada comienza en el tercer día de medir un cambio en la temperatura, es decir que luego de tener tres temperaturas altas diariamente, después de haber tenido unas seis bajas ininterrumpidas (regla de 3 sobre 6). Además, esta etapa varía entre 12 y 16 días y casi siempre permanece estable. Pero recuerda que antes de la ovulación hay un período de cuatro días en los que tampoco debes mantener relaciones sexuales si quieres evitar el embarazo, porque los espermatozoides pueden “esperar” al óvulo durante varios días.

Ciclos variantes
Es normal que los ciclos varíen entre 24 y 36 días, en realidad depende del día en que ovulamos que es el mismo día que ocurre el cambio de temperatura. Esto puede ocurrir desde 12 a 16 días antes del siguiente período, pero también puede presentarse antes cuando se tienen ciclos cortos y después cuando se tienen ciclos largos.

La regla Dohering
Esta consiste en saber cuál es el día de cambio de la temperatura que más temprano ha aparecido en un tus últimos ciclos. A éste día réstale siete días y ése será el primer día fértil.

De este modo, para que puedas evitar o posponer un embarazo debes guardar abstinencia hasta luego de tu ovulación, pues esto no define la infertilidad pre-ovulatoria.

Finalmente, debes tener en cuenta que este método tiene un 96% de efectividad, es decir cuando se utiliza nada más la fase post-ovulatoria. Además, debes combinarlo con algún otro método de conteo para poder usar tanto la fase pre-ovulatoria como la fase post-ovulatoria, entonces su efectividad bajará entre el 76% y el 86%.

Dejar un Comentario