Métodos de protección. Métodos naturales

Los métodos naturales se basan en el ciclo ovárico y en la vida del óvulo y el espermatozoide. Su principio general es abstenerse durante los días de fertilidad de la mujer, para reducir la posibilidad de un embarazo. Para que sean efectivos se necesita que la mujer tenga ciclos menstruales muy regulares, lo cual es poco probable en las adolescentes. También requiere de un gran conocimiento del propio cuerpo y de sus procesos reproductivos, cosa que también es difícil para las adolescentes por los cambios que están viviendo. Por eso no es muy recomendable para jóvenes.

Métodos NaturalesLas ventajas de estos métodos son:
√ Tienen bajo o ningún coste económico.
√ No causan complicaciones de la salud.
√ Permiten mayor comunicación entre la pareja.
√ No tienen efectos secundarios.
√ Contribuyen a que se comprenda la propia fertilidad y la de la pareja.

Sus desventajas son:
√ No protegen de ETS y VIH-SIDA.
√ No son tan eficaces como otros métodos para prevenir embarazos.
√ Es necesario tener periodos de abstinencia.
√ Se requiere de mucha constancia y dedicación.
√ Se necesita tener mucho control de los impulsos sexuales, para abstenerse durante ciertos días.
√ Se necesita de mucho tiempo para aprenderlos y usarlos.
√ Existe alguna posibilidad de que se dé el embarazo mientras la mujer se encuentra con la menstruación.


Método del ritmo

ritmo.gifCon este método se busca determinar los días fértiles e infértiles de la mujer. Para usarse, se deben tener ciclos menstruales muy regulares (de 28 a 30 días), en los que el sangrado llega con exactitud cuando se espera. En estos ciclos, el periodo más fértil (o sea cuando se da la ovulación) se da entre el día 14 y 15 del ciclo, tomando como día 1 en el que llega la menstruación. El ritmo consiste en saber con mucha certeza cuáles son éstos días, y abstenerse de las relaciones sexuales siete días y siete días después de esas fechas, pues es cuando mayor posibilidad existe de que se produzca un embarazo.

La razón por la que debe haber abstinencia en todos esos días, es que el óvulo vive hasta 24 horas y los espermatozoides de 48 a 72 horas en el interior del útero de la mujer. Entonces si se tienen relaciones en los días cercanos a la ovulación, podría darse la fecundación. Para que se practique correctamente, es necesario que se anote por lo menos durante doce meses seguidos las fechas del ciclo menstrual. Además tener mucha seguridad de que se hacen bien los cálculos y si se tienen relaciones coitales en un día fértil, se debe utilizar otro método de protección.

Método del moco cervical o Billings

mob.gifPara identificar los días fértiles de la mujer, este método se basa en la observación de los cambios que se producen en el moco cervical. Estas secreciones son sustancias mucosas que se producen en la vagina, de color como transparente o blancuzco. Después de la menstruación, se experimenta en la zona vaginal una sensación de resequedad y no hay presencia de moco cervical. Después de unos días, aparece un flujo pastoso y pegajoso, la zona genital se siente húmeda y entonces se inicia el periodo de fertilidad. Cuando el moco se convierte en resbaloso y elástico (que se puede estirar entre los dedos), indica que la mujer se encuentra en los días de mayor fertilidad.

Después de estos días, el moco se vuelve más opaco y pegajoso o no se nota ninguna secreción, lo que indica que la mujer está en un período de menor fertilidad. Para usar este método, se deben observar las secreciones todos los días, generalmente cuando la mujer va al baño. Para esto puede tomar un trozo de papel o sus dedos limpios y pasarlos por la abertura vaginal, para ver si queda algún flujo. Si es así debe determinar cómo es, de qué color, y cuánto es. También puede descubrir cómo se siente la secreción (si es pastosa o se desmorona, o si es elástica o deslizante) doblando el papel y abriéndolo lentamente, o tocándola con sus dedos índice y pulgar (si al separar estos dedos el flujo se estira, como clara de huevo, se está en los días fértiles).

Además mientras se utilice este método, no se puede utilizar ningun otro (preservativos, pastillas anticonceptivas, espermicidas, DIU) pues se pueden producir alteraciones en el moco. También el moco cervical puede verse afectado por el estrés o viajes, que llegan a alterar, retrasar y hasta eliminar la ovulación.

Los métodos falsos:

Existen algunas prácticas que se utilizan con la finalidad de evitar el embarazo, pero que implican un gran riesgo de que este ocurra. La más común es el coito interrumpido (“coitus interruptus”) que consiste en que el hombre “se salga” o retire el pene de la vagina antes de que tenga el orgasmo y eyacule. El problema de este método es que durante el tiempo antes a la eyaculación, al hombre le sale un líquido por el pene que también contiene espermatozoides, por lo que hay probabilidades de que embarace a la mujer. Además este método tampoco protege de ETS y VIH-SIDA, por el contacto directo entre las mucosas del pene y la vagina.

Requiere de un gran conocimiento y control por parte del hombre de sus respuestas físicas ante la excitación, para que pueda identificar el momento exacto antes de tener el orgasmo. Esto puede ser un tanto difícil para los adolescentes, que se encuentran descubriendo su cuerpo y la forma en que este reacciona.

También puede causar frustración e insatisfacción, porque el acto sexual debe ser interrumpido. El disfrute de la relación se puede ver obstaculizada, y pueden darse problemas de salud a nivel sexual y psicológico, por la presión de tener que quitarse antes de eyacular.

Hay otras prácticas que más bien responden a creencias falsas sobre la anticoncepción. Algunas de estas son:
Tener relaciones sexuales coitales durante la menstruación, en tanto se considera que no hay ninguna probabilidad de que ocurra un embarazo. Sin embargo, la posibilidad de embarazo sí existe, es real.
Utilizar duchas vaginales después de la relación sexual, porque se cree que así se mata a los espermatozoides. Esto no es cierto, ya que estos se desplazan muy rápidamente y logran escapar de los efectos de la ducha.
Poner productos (como vinagre, pastillas anticonceptivas, espermicidas, otros) dentro de la vagina después del coito, para matar a los espermatozoides, o que la mujer orine inmediatamente después de las relaciones sexuales, para evitar el embarazo. Ya se sabe que después de la relación coital, si los espermatozoides ingresaron a la vagina, no hay nada que los pueda eliminar.
Ponerse de pie o brincar después del coito, para que los espermatozoides no puedan llegar al óvulo, o para que se salgan de la vagina. Sabemos que los espermatozoides viajan a altas velocidades y que una vez dentro de la vagina, inician un recorrido que no se puede detener con ejercicios o posiciones corporales.