Píldora del día después, sólo para emergencias

PíldoraLa conocida como “píldora del día después“, o del día siguiente, es una píldora con cierta dosis de hormonas, concretamente estrógenos y gestágenos, que tiene como efectos secundarios tanto la inhibición de la ovulación, como la fecundación del óvulo, como su implantación en el útero.

Para que funcione correctamente tienes que tomarla antes de pasadas 72 horas desde la última penetración sin protección y en ningún caso habituar a tomarla como si fuera cualquiera de los métodos anticonceptivos que existen. Eso si, los mejores resultados los obtendrás si la tomas en las primeras 48 horas. Resulta efectivida es de un 98% de los casos.

Se toma, generalmente, cuando se ha realizado el coito sin ningún tipo de protección, cuando el preservativo se ha roto durante la penetración o incluso en esos días en los que la mujer se olvida tomar la pastilla anticonceptiva mensual.

Actualmente viene en un estuche con dos píldoras y vale unos 20 euros, pero cada vez es más frecuente encontrar lugares donde las entreguen gratuitamente, como ocurre en Madrid, Cataluña o, en estos días, en la UNLP de Argentina.

La polémica en torno a ella ha surgido, sobre todo, porque hay quien la considera abortiva, pero esto no es así: esta píldora evita la gestación, y, aunque requiere receta médica, pues tomarse tranquilamente en casa. Sí que existe una píldora abortiva, RU-486, que ha de tomarse bajo supervisión médica y no se puede adquirir en farmacias, sino sólo en centros médicos.

En cuanto a la administración encontramos varias pautas a seguir, pero habitualmente consiste en ingerir dos pastillas cada doce horas durante los tres días consecutivos que dura el tratamiento. Muchas de las mujeres que la han tomado alguna vez han pasado por alto este dato.

JuntosEn cuanto a los posibles efectos secundarios, puede que sufras vómitos, mareos, dolor de cabeza, sensibilidad en los pechos… En caso de que te sientas muy molesta no tienes sino que consultar al médico para que te recete algo que reduzca esos síntomas. Otra cosa es que sufras vómitos más o menos abundantes antes de pasadas dos horas tras haberte tomado la píldora correspondiente. Ten en cuenta de que, en esta situación, el tratamiento puede no conseguir el efecto deseado, así que debes acudir de nuevo a tu médico.

Un dato importante para recordar es que la ingestión de esta píldora no puede tomarse a la ligera, y que no debe tomarse si se han padecido de trastornos circulatorios o problemas hepáticos graves, tanto la paciente como sus familiares.

Siempre consulta a tu médico antes. Esta es la mejor prevención.