Estrógenos y salud femenina

Nuevos estudios indican que las terapias hormonales sustitutivas de estrógenos pueden mejorar la salud de las pacientes si se administran a partir de los cincuenta años de edad, no después.

mujeres-mayoresCinco años después de que un estudio realizado por una gran marca asustara a millones de mujeres que utilizaban hormonas para disminuir los efectos de la menopausia, nuevas investigaciones sugieren que los estrógenos pueden proteger el corazón de las mujeres que los empiezan a tomar a los 50. A pesar de que todas estas informaciones hay que verlas con distancia y no creer en ellas hasta que no se hayan demostrado con más estudios, lo que los nuevos estudios indican es que las mujeres que tomaron estrógenos sufrieron menos daño arterial que aquellas que tomaron placebo.

Parece que las mujeres que toman hormonas al empezar la menopausia, tienen unas condiciones de salud mejores, además de la disminución de los sofocos. Esto contrasta con los riesgos a los que se enfrentan las mujeres que toman hormonas a los 60 o 70 años. En general lo que los expertos aconsejan no ha cambiado: usar hormonas sólo si son necesarias para tratar los sofocos, el insomnio y los demás síntomas característicos del principio de la menopausia. Y utilizar las menores dosis posibles durante el mínimo de tiempo, es decir, no más de cuatro o cinco años.

El nuevo estudio es el más reciente intento de conocer cómo las hormonas implicadas en la menopausia pueden afectar a los riesgos de padecer cáncer, Alzheimer, accidente cerebrovascular o infarto de miocardio, y si estos riesgos y beneficios difieren con la edad.

Los investigadores concluyen que las mujeres que comienzan a tomar medicamentos que contienen estrógenos a los 50, tienen de un 30 a un 40% menos de probabilidades de tener niveles suficientes de calcio como para bloquear las arterias que llevan sangre al corazón. El estudio está basado en la Women´s Health Initiative, un enorme estudio federal que empezó en los años noventa en EEUU y que pretende conocer los beneficios y riesgos de las hormonas para la menopausia en las mujeres.

Una de las fases de este estudio fue suspendida en 2002 tras detectar los investigadores un aumento en la tasa de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, cáncer de mama y otros problemas en mujeres que habían tomado medicamentos combinados de estrógenos y progestágenos. Muchas mujeres dejaron de tomas hormonas en el mundo por el miedo provocado por estos descubrimientos.

Otra fase del gran estudio sobre las mujeres se detuvo en 2004, cuando los investigadores vieron que aumentaba el riesgo de infarto y de coágulos en la sangre en mujeres que tomaban estrógenos solos. Desde entonces, algunos científicos han empezado a dividir los datos aportados por el estudio en busca de un nuevo significado. Se dieron cuenta de que la mayor parte de las mujeres participantes tenían una media de edad de 65 años (ya habían pasado varios desde su menopausia) cuando comenzó el estudio. Los nuevos análisis están basados en mujeres que tenían cincuenta años al comenzar su participación.

Los científicos están buscando una “hipótesis de tiempoque propone que los estrógenos pueden ayudar contra la obstrucción arterial y la enfermedad coronaria, pero sólo cuando son administrados antes del desarrollo de los problemas y antes de que los niveles de estrógenos naturales hayan sido bajos durante un largo periodo de tiempo. Estas hormonas pueden provocar infarto de miocardio en mujeres que tienen aterosclerosis avanzada, según indican los expertos.

Es algo similar a lo que ocurre con la práctica de ejercicio físico: si se empieza pronto en la vida y se hace regularmente, puede proteger el corazón, pero si una mujer de 65 años que nunca se ha ejercitado, comienza a correr cada día una hora, esta práctica puede matarla.

En la nueva investigación se ha estudiado a más de 1.000 mujeres en la cincuentena que habían sufrido una histerectomía. Se les dividió en dos grupos: uno al que se administraban estrógenos y otro al que se daba un placebo, esto se realizó durante una media de siete años y medio. En 2005 se les practicaron escáneres cardiacos para comprobar los acúmulos de calcio en las arterias. Las mujeres tenían una media de 64 años cuando se les realizó esta prueba. No existen datos de cómo eran los acúmuos al comenzar el estudio porque no se les midió entonces.

La comunidad científica está dividida: por una parte parece una noticia buena y hace pensar que los estrógenos se pueden tomar durante décadas sin efectos negativos en el corazón, pero por otra, muchos expertos se muestran escépticos y sugieren la necesidad de realizar muchos más estudios para aclarar el asunto.

woman-in-redEl endurecimiento arterial se considera un sólido elemento predictivo de infarto de miocardio, pero la reducción de éste es el verdadero objetivo. Las mujeres que quieran prevenir la enfermedad cardiaca deberían focalizar sus esfuerzos en la alimentación equilibrada, el ejercicio físico moderado y el abandono de hábitos como el tabaquismo. Los estrógenos son conocidos por tener otros riesgo para la salud, y deberían ser utilizados sólo para el tratamiento de algunos síntomas menopáusicos en la menor dosis posible y durante periodos cortos de tiempo, es decir, únicamente si son necesarios y no alargando su utilización más de lo necesario.

Fuente: MSNBC

Foto1: ABUELA PINOCHO en Flickr
Foto2: guervos en Flickr