Homosexualidad y violencia

pareja-homosexualSer diferente o comportarse de manera distinta a los demás puede aumentar las posibilidades de ser discriminado por el resto. A pesar de que la ciencia ha demostrado que la homosexualidad es una condición y no una elección, como tampoco lo es la heterosexualidad, un gran porcentaje de la población lo sigue viendo como una si de una enfermedad altamente contagiosa se tratase. Aproximadamente el 40% de los gays masculinos y el 12% de las lesbianas en EEUU han sido víctimas de violencia debido a su orientación sexual, según datos aportados por una reciente investigación.

Estas son las estimaciones más cercanas a los datos reales en cuanto a la prevalencia de la victimización anti-gay en los Estados Unidos. Los resultados demuestran que los crímenes cometidos sobre minorías sexuales, especialmente hombres homosexuales, están alarmantemente extendidos.” Estas son declaraciones del autor del estudio, Gregory Herek, profesor de Psicología de la Universidad de California-Davis.

La investigación se llevó a cabo a finales del año 2005 en una muestra representativa de la totalidad del país, compuesta por 662 gays, lesbianas y bisexuales que se autodefinían como tales. Los sujetos tenían una media de edad de 39 años y su nivel cultural era medio/alto. El 70% eran de raza blanca, el 16% de raza negra, y el 12,5% eran hispanos.

Un 21% de los sujetos reconocieron haber sido objeto de episodios violentos, incluyendo agresión física, agresión sexual, robo o vandalismo relacionado directamente con su orientación sexual. Un 49% de ellos sufrieron abusos verbales, un 23% fueron tratados con violencia, a un 12,5% les tiraron objetos contra su persona y un 11% sufrieron discriminación laboral o familiar.

En palabras del investigador Gregory Herek: “Estos datos revelan tanto la necesidad de continuar con los programas de justicia criminal para prevenir y detectar casos de violencia anti-gay, así como lo importantes que son los servicios para víctimas que ayudan a aliviar las consecuencias físicas, económicas, sociales y psicológicas de tal violencia”.

Pero el grado de victimización varía entre gays, lesbianas y bisexuales. Los primeros experimentan tres veces más casos de violencia que los otros dos grupos. Tanto hombres como mujeres homsexuales padecen de dos a cuatro veces más discriminación familiar y laboral que los bisexuales, algo que persiste incluso después de que Herek haya realizado las correcciones pertinentes por edad, raza, étnia y educación.

Los hombres son víctimas con más frecuencia que las mujeres de casos de crímenes violentos, y esta estructura se repite igualmente en cuanto a casos de ataques anti-gays. Tanto hombres como mujeres homosexuales han resultado ser más proclives a hablar de su orientación sexual que los bisexuales. Probablemente esta mayor “visibilidad” de su condición les haga objetivos más fáciles de reconocer por aquellos que los discriminan y/o agreden” Terminó el autor.