Pimientos, patatas, tomates y… ¿sífilis?

cristobal-colon-y-los-indios.jpgSegún un nuevo estudio genético, el famoso explorador Cristóbal Colón y su tripulación pudieron ser los responsables de la introducción de la sífilis en Europa, aunque algunos expertos afirman que los datos no son concluyentes. La investigación añade más leña al fuego al ya controvertido debate sobre los orígenes de esta enfermedad de transmisión sexual cuyas devastadoras consecuencias pueden llegar a causar ceguera, demencia o la muerte del paciente.

La primera epidemia europea de sífilis venérea de la que se tienen datos ocurrió en los años inmediatamente posteriores al retorno de Colón de América, lo que apostilla la teoría de que el descubridor trajo la enfermedad al viejo continente. Kristin Harper ha sido la encargada de liderar el equipo investigador que ha llevado a cabo el estudio. Éste comparó datos genéticos de 26 cepas de la familia Treponema, que es la responsable de la sífilis tanto la venérea como las formas no transmitidas por contacto sexual, y otras enfermedades relacionadas con ella como la frambesia, una infección bacteriana tropical.

Los resultados demostraron que la sífilis de nuestros días es muy similar a aquella encontrada en Sudamérica. Este origen de Treponema en el Nuevo Mundo está fuertemente relacionado con la teoría de Colón, como dice Harper, que es bióloga evolucionista en la Universidad Emory de Atlanta. “Esperamos encontrar diferencias genéticas que podamos usar para construir un árbol familiar de estas bacterias. De esta manera creemos poder hacernos una idea de dónde y cuándo apareció la sífilis” Dijo la investigadora.

Se han analizado restos óseos en ambos lados del océano Atlántico, pero las pruebas han resultado poco consistentes sobre si la sífilis existía antes de que llegara Colón. Un gran número de nativos sudamericanos ya presentaban síntomas similares a los de la sífilis, incluso ha aparecido calaveras horadadas y huesos de las piernas excesivamente largos, según algunos investigadores.

El diagnóstico específico de una enfermedad puede ser problemático en restos esqueléticos de excavaciones arqueológicas, porque suelen estar fragmentados y mal conservados” Estas son declaraciones de Charlotte Roberts, una bioarqueóloga de la Universidad de Durham, en Reino Unido. Mientras algunos dicen que los huesos encontrados en el Viejo Mundo prueban la existencia de sífilis antes del regreso de Colón, Roberts explica que lo mismo puede ser deducido de los restos del Nuevo Mundo, que sugieren un origen americano.

syphilis bacteriasConnie Mulligan, antropóloga molecular en la Universidad de Florida, no está de acuerdo con las conclusiones a las que llega Harper. Según ella los datos genéticos existentes no responden la cuestión. “El oportunismo temporal y el hecho de que el viaje coincida con la epidemia de sífilis en Europa provoca esta cuestión histórica: ¿Trajo Colón la enfermedad o ya existía ésta en el Viejo Continente? Sencillamente no lo sabemos” Aventura Mulligan.

Esta científica continúa explicando que al menos una teoría sugiere que no hay diferencia genética en absoluto entre la sífilis y sus parientes transoceánicos. “¿Es la misma enfermedad que presenta distintas manifestaciones en diferentes climas? Es esto lo que pienso que muestran los datos de Harper… Para mí es muy interesante, mucho más interesante que el origen geográfico sencillo de la sífilis venérea.” Además recalca que al menos una teoría sugiere que no hay diferencias genéticas entre la sífilis y las enfermedades con iguales síntomas que se padecían en Europa antes del regreso de Colón.

El genetista Spencer Wells es explorador residente de la National Geographic Society y director del Proyecto Genográfico del mismo organismo. Sobre el estudio de Harper declara: “básicamente dice que necesitamos investigar mucho más en el genoma de la síflis en todo el mundo.” Además observa que si se resolviera el misterio de la sífilis se conseguiría arrojar luz sobre cómo las enfermedades infecciosas y los humanos han tenido una evolución genética paralela.

La frambesia, que muchos expertos creen que procede de la sífilis, ha convivido con el hombre desde sus orígenes en África. “Probablemente la extendimos por el mundo.Hace cientos de miles de años, o incluso milones, la enfermedad ya estaba acompañando al hombre, pero no provocaba un daño importante. Pero algo ocurrió en un determinado punto y permitió que se desarrollara la sífilis, y esto llevó consigo una nueva clase de enfermedad que puede causar todo tipo de problemas” Dice Wells. También expresa la idea de que el estudio genético de tales infecciones puede enseñarnos mucho sobre la manera en la que nuestros genes evolucionan: “Vemos claras evidencias en nuestro genoma de adaptaciones a la enfermedad. Recientemente la gente ha empezado a estudiar el genoma de enfermedades infecciosas, y tendemos a ver solapamientos en esos procesos de adaptación.”

El uso de la genética para hallar los orígenes y movimientos de las enfermedades es un campo que crece rápidamente. Pero incluso Harper sugiere que nunca seremos capaces de identificar definitivamente los misteriosos orígenes de la sífilis ni el posible papel de Colón en su extensión: “La verdad es que pienso que nunca podremos llegar al final de esto, sólo hemos empezado a arañar la superficie. Debemos trabajar con lo que tenemos, y tenemos una imagen incompleta con la que investigar el resto.

Fuente: National Geographic news

Foto 1: Mauro Esteban Martínez en Flickr

Foto 2: National Public Health Service for Wales