Putas a la fuerza: Testimonios de la trata de blancas

Miles de chicas son secuestradas o engañadas en los paises del Este de Europa. Cuando llegan a España se encuentran en una situación de total desamparo, obligadas a ejercer la prostitución a riesgo de morir o de ver morir a sus familiares. Amenazadas, pocas veces denuncian o se atreven a hablar. En Putas a la fuerza encuentras el testimonio de cinco chicas que se encuentran viviendo en el infierno.

Portada del libro

Detrás del cliché de la prostitución se esconde el drama de miles de jóvenes que diariamente son engañadas y obligadas a vender su cuerpo. España es uno de los paises europeos con mayor número de prostitutas y, lo que es verdaderamente preocupante, de chicas obligadas a ejercer esta actividad en contra de su voluntad. Con la intención de poner voz a este despreciable fenómeno social, el periodista Moisés Peñalver Núñez se adentra entre los vericuetos de un peligroso universo constituído por proxenetas, mafias, abusos, amenazas y muerte.

Paises de Europa del Este como puedan ser Rumanía, Moldavia, Rusia o Hungría son un foco de chicas deseosas de llevar una vida mejor de la que las condiciones de sus respectivos paises pueden ofrecerles. Las mafias se aprovechan de las condiciones desfavorables, ofreciendo la falsa esperanza de una vida mejor en suelo español. Las chicas, creyendo ciegamente en que las redes ilegales les porporcionarán un trabajo digno, son trasladadas a España y despojadas de todo. Incluida su dignidad. En muchas ocasiones ni siquiera hace falta inventar una coartada para traer a una chica a nuestro país: símplemente es raptada y posteriormente vendida como mera mercancia. Eso después de ser violada, maltratada y vejada.

Las cinco chicas que conforman el testimonio de Putas a la fuerza (Cossetània, 2006) son actualmente testigos protegidos, pero viven continuamente amenazadas. Las redes de prostitución no solo atentan contra la vida de las mujeres, sino que tienen en el punto de mira a sus familias (o incluso hijos) que viven en sus paises de origen. Es por ello que solo un porcentaje mínimo de meretrices se atreven a denunciar a la policia. Esta práctica es lo que se llama “trata de blancas” o “trata de personas” y está tipificada como delito contra los derechos humanos. En realidad se puede decir que las mujeres que son obligadas a dedicarse a la prostitución están siendo víctimas de una situación de esclavitud. Moisés Peñalver Núñez pudo comprobar este hecho en primera persona, al codearse mano a mano con prostitutas, proxenetas y policias.

Mujeres en la calle

Putas a la fuerza es un texto duro. Los testimonios que recoge son demoledores y las historias que se narran ponen los pelos de gallina. Esperemos que el gran público vea en el libro una manera de concienciarse y conocer a fondo un problema que actualmente se puede ver en las calles de cualquier ciudad. No nos gustaría encontrarnos con que el título, y una portada demasiado sugerente como para tomársela en serio, sirviesen de reclamo para una masa de lectores morbosos deseosos de leer martirios ajenos (y reales).

Puedes comprar el libro en versión digital.

Mujeres por Surizar en Flickr