Historia de la sífilis

Aunque El nombre Sífilis nos trae a la cabeza una enfermedad venérea (algo para nada romántico) el origen de su nombre curiosamente proviene de un poema.

En 1530 el medico italiano Girolamo Fracastoro escribió el poema épico “Sífilis o de la enfermedad francesa” en el cual el protagonista era un hombre llamado “Syphilus” que contrae esta enfermedad porque desafío junto a sus amigos al dios griego “Apolo” y este, en señal de venganza, le provoco lo que ahora conocemos como sífilis. El titulo fue considerado patriótico ya que en ese momento Verona estaba en contra de la invasión francesa.

El poema se divide en tres partes: La primera habla sobre el origen francés de la enfermedad y la llama Morbus gallicus. La segunda parte consta en avalar la alimentación saludable, los baños de vapor, el ejercicio, los purgantes, el celibato y hasta la ingesta de mercurio, un tratamiento que causo mas muertes que la enfermedad en si. Uno de los mayores errores de este texto es que no aconseja abstenerse del sexo por la transmisión de sífilis que puede causar, sino porque la actividad causa desgaste de energía y por ende, vulnerabilidad a la enfermedad. Años más tarde este autor se disculpa por el poema y las cosas que escribe sobre la enfermedad, alegando que era muy joven en el momento en que lo hizo.

Girolamo comienza a acertar con el porque de este mal en 1546 cuando publica su obra “Del contagio y de las enfermedades contagiosas y su tratamiento” en la cual señala como se transmite la enfermedad: “la infección ocurre solamente cuando dos cuerpos se unen en contacto mutuo intenso como ocurre en el coito”. Pero también habla de las madres y como ellas pueden contagiar a sus hijos durante el parto o la lactancia de su hijo.

Además de las maneras de transmisión, en su obra habla de los síntomas de la enfermedad separándolos en tres fases.

Fracastoro no solo hablo de la sífilis, sino que también señalo que en la época en que fue escrito el texto, en Francia se conocía a la enfermedad como el “morbo italiano” y tanto en Alemania como en Italia se conocía a la enfermedad como el “morbo francés”

Pero varias teorías se han creado en cuanto a como se esparció la enfermedad por el mundo, siendo las dos más conocidas: la teoría precolombina y la del intercambio colombino.

La teoría precolombina dice que la Sífilis ya existía en Europa, antes de que el continente fuera descubierto. Las razones por la que se cree esto son los esqueletos encontrados de la edad neolítica con lesiones propias de esta enfermedad. Las ruinas de Pompeya fueron enterradas por el Volcán Vesubio en al año 79 y en ese lugar también se han vistos esqueletos con síntomas de la sífilis congénita. Sin embargo, estas teorías han sido muy controversiales y en ocasiones los esqueletos encontrados en Europa presentaban señales parecidas a la de la enfermedad, pero en realidad eran síntomas de otro tipo de patologías.

La teoría del intercambio colombino alude a que la enfermedad fue llevada al continente americano por las tripulaciones españolas que descubrieron a America. A causa de que la enfermedad era propia del continente europeo, las personas que fueron al “nuevo continente” para colonizar y evangelizar a la población indígena causaron que la enfermedad se propague por toda America. Los que apoyan la teoría afirman que ha sido demostrada la existencia de restos de nativos americanos precolombinos que muestran lesiones sifilicas. Estos esqueletos pueden ser de parte de la tripulación del viaje que Cristóbal Colón comenzó en 1492. Cuatro años después de ese viaje, Martín Alonso Pinzón, compañero de Colon y capitán de la Pinta, se convierte en la primera victima europea de la epidemia de la sífilis en el sitio de los alemanes contra Nápoles. Hernán Cortes también fue otro conquistador español que sufrió esta terrible enfermedad.

Sin embargo investigaciones recientes hechas por la norteamericana “PLoS” (la revista de la Biblioteca Pública de Ciencias de Enfermedades Tropicales Olvidadas) A combinado estas dos teorías mencionadas anteriormente y a la misma vez, ha encontrado fallas en ellas. Según “Plos” la bacteria de la Sífilis (la treponema) existía al principio en el “Nuevo mundo” y fue después cuando fue llevada a Europa, y no al revés. Se cree que fue justamente Cristóbal Colon con su tripulación el encargado de llevar la enfermedad a la Europa del Renacimiento luego de infectarse en America.

Los científicos a cargo de esta investigación, utilizaron la técnica que estudia la evolución de organismos y especies de manera global llamada “filogenética”.

De esta manera pudieron analizar el ADN de 23 cepas de treponemas de distintos sectores del mundo. Los resultados demostraron que la enfermedad venera provenía originalmente de Sudamérica. Pero también descubrieron que la cepa de treponema del nuevo mundo no es la misma que llevo a Europa sufrir una epidemia. Ya que la cepa del clima calido y húmedo del Nuevo Mundo muto para convertirse en sífilis y encontró su lugar en el clima más frío e higiénico de Europa en ese momento.

Como hemos visto, el continente europeo siempre fue el punto principal de la propagación de esta enfermedad. Desde Nápoles una epidemia de esta enfermedad produjo un enorme porcentaje de muertos y enfermos agonizantes. Varios artistas como pintores y escritores se inspiraron en esta enfermedad y su destrucción, como Joseph Grünpeck que pinto el morboso cuadro “El niño Cristo castiga a la humanidad con la sífilis”.
En ese momento, por razones obvias como falta de conocimientos médicos propios de la época, la mortalidad era muy frecuente por esta enfermedad.

Hasta el día de hoy se cree que la razón de la rápida propagación de la sífilis se debió a la creciente urbanización que sufrió el continente luego del siglo XVI. Curiosamente, eso parece mantenerse intacto hasta la actualidad ya que de las 12 millones de infecciones de sífilis que ocurren cada año, el 90% de estos contagios sucede en países en vías de desarrollo