Kamasutra, el arte de amar

Kamasutra“Kama” significa disfrutar con todos los sentidos, participando cuerpo y alma, sintiendo deseo y placer. “Sutra” significa aforismo o discurso. Así, el “Kama Sutra“, o “Kamasutra“, es un libro sobre el arte del lograr satisfacción sexual plena, poniendo todo nuestro ser en ello.

Entre sus páginas de este clásico de la literatura erótica encontramos técnicas para crear un ambiente agradable, para seducir, besar, tocar, morder o arañar como parte del juego erótico. También nos muestra las distintas posiciones para hacer el amor y cuales son más satisfactorias para él y cuales para ella.

Engloba, además, toda una serie de normas y principios a seguir en las relaciones entre hombres y mujeres, sean éstos pareja o no, siempre teniendo en cuenta que está escrito para la sociedad de la India de aquella época.

Y es que este Kamasutra que hoy conocemos es un libro datado del siglo III de nuestra era. Basado en los mil capítulos de “Aforismos del amor”, escrito por un hombre llamado Nandim hace ya más de dos mil años, es obra de Mallanaga Vatsyayana, autor que resumió dichos aforismos dándole su propio toque gracias a sus experiencias y reflexiones.


Así, en cuanto empezamos a ojearlo encontramos que está compuesto por 36 capítulos, y trata en ellos hasta siete temas diferentes.

1- Introducción.
2- Sobre el acto sexual: Esta es la parte más conocida. Encontramos aquí todo un manual de besos, juegos eróticos preliminares, posturas, y mucho más, todo relacionado con la práctica del acto sexual.
3- Sobre la elección de una esposa.
4- Sobre la esposa.
5- Sobre las esposas de otros.
6- Sobre las cortesanas.
7- Sobre como atraer a otras personas.

Entre las clasificaciones que podemos descubrir en este manual de artes amatorias y relaciones entre miembros de distinto sexo, se haya la de los hombres según el tamaño de su “linga” o pene y la de las mujeres según la profundidad de su “yoni” o vagina. Así hablamos de hombre-liebre, hombre-toro y de hombre-caballo. En las mujeres encontramos a la mujer-cierva, mujer-yegua y mujer-elefanta. Explica entonces el autor que existen tres uniones iguales entre personas cuyas dimensiones se corresponden y seis que resultan desiguales. Las ideales, por supuesto, son las iguales.

Habla también clases de uniones según la fuerza del deseo carnal y éste puede ser débil, mediano o intenso. Por ejemplo, un hombre cuya pasión es débil, en el momento del encuentro sexual, no presenta muy despierto su deseo, su semen resulta más bien escaso y no llega a corresponder plenamente a los abrazos de la mujer.

Otro punto que detalla es el de cómo comenzar y finalizar el acto sexual o copulación. Nos describe Vatsyayana que la mujer llegará bañada y vestida ante el hombre, quien la invitará a beber algo. Luego, se sentará a su izquierda y, tocando su cabellera, la abrazará dulcemente por el lado derecho. Hablarán de temas agradables e incluso cantarán. Ya cuando la mujer esté dominada por el amor y el deseo, el hombre iniciará el juego amoroso. Cuando la cópula haya concluido, y sin mirarse entre sí, irán por separado al aseo. Después, y sentados cada uno en su lugar, el hombre aplicará algún ungüento por el cuerpo de la mujer, tras lo cual la abrazará de nuevo con el brazo izquierdo y, con palabras amables, procurará que coma cosas ricas y que beba algo refrescante. Y así pasarán largo rato, conversando y sintiéndose a gusto.
Kamasutra2
Y es que para Vatsyayana, el sexo es una unión divina. En cuanto a la manera de llevarlo a cabo, escribe que existen ocho maneras básicas de hacer el amor y ocho posiciones para cada una, lo que da como resultado la suma de sesenta y cuatro artes o posturas para practicar sexualmente en pareja. Clasifica, además, los tipos de besos, mordiscos, abrazos, etc.

En conclusión, altamente recomendable como guía, el Kamasutra puede aportarnos ideas nuevas que nos ayuden a renovar nuestra vida en pareja.