Ladillas, visitantes no deseados

Ladilla pubisSe dice que “tienes ladillas” cuando se ha infectado tu vello púbico con estos parásitos y sus huevos. Considerada Enfermedad de Transmisión Sexual, ETS, recibe el nombre menos común de Pediculus pubis o Phthirius pubis, y se contrae usando la misma ropa de alguien que las tenga o con el contacto de ambos pubis.

El primer síntoma es que te picará la zona púbica. Si te fijas más de cerca, y a veces sin necesidad de lupa, podrás verlas en movimiento y hasta descubrir sus huevos adheridos al vello. Por sí mismas no producen lesiones en la piel, pero sí el intenso rascado que te infringirás por su presencia. Y es que las ladillas se alimentan de sangre, y donde chupan surge irritación, lo que conlleva el molesto picor.

Lo mejor es tratar este problema cuanto antes, pues las hembras ponen entre 10 y 15 huevos, liendres, cada 5 días más o menos. A la semana, nacen, dando lugar a nuevas ladillas.

El tratamiento no es nada complicadoZona púbica, pero sí que lo hemos de seguir cuidadosamente si queremos quedar limpios del todo. Consiste en aplicarse productos con hexacloruro de benceno en la zona afectada, siguiendo al pie de la letra las indicaciones del prospecto o del médico, si es que has acudido a él.

Es conveniente repetirlo una semana después, para asegurarse de que se ha eliminado estos parásitos completamente.

Además, no olvides lavar bien la ropa que hayas usado, así como las sábanas y toallas utilizadas.

Y, por supuesto, tienes que comentar con quienes has tenido relaciones ultimamente este problema, para que se miren a su vez, así como evitar mantener nuevas relaciones sexuales para no propagar la infección.