Prótesis para el pene, solución efectiva

Prótesis peneSi padeces de disfunción eréctil, puede que tengas que recurrir a una prótesis peneana. Esto que en un principio puede que rechaces, puede ayudarte a retomar tu vida sexual y mejorar la calidad de tu vida.

Por supuesto que al tratarse de una intervención quirúrgica hay que tomarla en serio, pues al igual que existen beneficios, no está exenta de riesgos. Entre los beneficios encontramos que el resultado es permanente y no has de tomar pastillas ni inyectarte nada, que podrás tener una erección cuando y durante todo el tiempo que quieras, y que ni la eyaculación ni el orgasmo supondrán un freno para ti.

Pero por otra parte, hay que tener en cuenta que podrían provocar ciertos trastornos en el pene, como que quede curvado o con cicatrices, que desaparezca completamente su capacidad de ponerse erecto, que surja una infección o haya que extraer el implante.

Una vez que hayas contrapesado los pros y los contras, tienes que decidir que tipo de prótesis querrás implantarte.

Podrás decidir, basicamente, entre cinco tipos:

- Prótesis flexible: que se flexionan al ejercer presión sobre ellas, y vuelven a la normalidad al liberarlas.
- Prótesis maleable: hechas de metal, se pueden moldear a voluntad.
- Prótesis hidráulica de un cuerpo, de dos componentes o de tres componentes:también conocidos como “inflables”, básicamente funcionan gracias a un mecanismo en el que el agua está presente y ejerce presión para que se produzca la erección.

No tema preguntar todos y cada uno de los detalles de estas prótesis a su médico, para así poder decidir la que más le conviene e interesa.

Eso sí, como guía, vamos a darte unas datos al respecto:

- En cuanto a los que son de una pieza y son de posición ajustable, te podemos decir que son muy fáciles de usar, la operación resulta más sencilla y económica que las demás y que el implante no se ve desde fuera.

Ahora bien, con este tipo, el pene permanece firme todo el tiempo y hay que doblarlo para evitar que se note excesivamente.

- Las prótesis de tres piezas son lo más parecido a una erección natural si está lleno, y si está vacío, también es el más normal. También puede que no funcione correctamente, que tenga pérdidas o que surja la erección sin buscarla. Consisten estas prótesis en que se introducen unos cilindros en el pene, una pequeña bomba en el escroto y el líquido que se utiliza para inflar se coloca en el abdomen.Implante pene

- Sobre las prótesis hidráulicas de dos piezas podemos destacar que son también fáciles de poner en funcionamiento, que quedan ocultas dentro del cuerpo, y que pueden conseguir que el pene vuelva a su estado de reposo. Eso si, requiere cierta destreza manual y puede ocurrir que no funcione correctamente. Su procedimiento es el mismo que en el caso anterior, sólo que el líquido lo encontramos, esta vez, en el mismo pene.

Esto no son sino detalles generales, tenlo en cuenta. ¡No olvides preguntar a tu médico cualquier duda que se te presente al respecto!.