La leucorrea o secreción blanca en la vagina

La leucorrea se manifiesta en las mujeres, pero no es una enfermedad por ella misma. Más bien estamos hablando de un síntima manifiesto que está causado por algún problema serio con la flora bacteriana de la vagina. Puede ser desde una infección vaginal hasta un virus de papiloma, pasando por la posible presencia de un cuerpo extraño dentro de la vagina. Antes de empezar cualquier tratamiento, no olvides consultar con tu médico.

La leucorrea visa a la mujer de otros desajustes

La leucorrea no es una enfermedad propiamente dicha, sino un síntoma. Etimológicamente, el término remite a la expresión “secreción blanca”, que puede estar motivada por múltiples causas. Si notas que el flujo que desprende tu vagina huele más fuerte de lo normal, si tienes irritados los órganos genitales internos o externos o si experimentas una especie de prurito (picor constante que conlleva un deseo incesante de rascar) y tu ropa interior aparece manchada, es muy probable que tengas una leucorrea. La cuestión, llegado a este punto, es conocer la causa o la enfermedad que la está generando.

La secreción blanca siempre nos avisa de que algo está pasando, por lo que no hay que asustarse ni dejarlo pasar, sino tomar medidas. La causa más común por la que la vagina puede expulsar un flujo irregular es la infección vaginal o vaginitis. Ello se traduce también en un intenso picor e irritación. La vaginitis, de la que ya te hemos hablado aquí, no es un problema grave y tiene muy fácil tratamiento. Les pasa a casi todas las mujeres y consiste en una alteración de la flora bacteriana. Normalmente el cuerpo mantiene a raya a las bacterias consideradas “malas”, pero una baja de defensas, el estrés o una mala alimentación pueden motivar que se produzca una infección. Por otro lado, debes de andar con cuidado en lo que se refiere a tu higiene íntima.

Otra de las causas, un tanto más bizarra pero también posible, es la presencia de un cuerpo extraño en el interior de la vagina. Con cuerpo nos estamos refiriendo a un tampón o a un anticonceptivo olvidado. En las niñas es frecuente que un tozo de algodón o de papel higiénico quede dentro de la vagina, motivando la leucorrea. En estos casos lo que se debe hacer es extraer el cuerpo con la ayuda de tu médico y esperar a que el organismo se restablezca. Normalmente eso ocurre casi inmediatamente después de expulsar el cuerpo extraño. Muy raras veces se necesitará antibióticos u hospitalización urgente, salvo que se trate de un shock tóxico.

Tu médico es el que debe establecer qué tipo de tratamiento necesitas

La leucorrea también puede responder a una infección viral. Algunos de los virus más comunes entre las mujeres pueden ser el herpes genital hominis o el virus del papiloma humano, que también se relaciona con algunos casos de cáncer. En estos casos el tratamiento es mucho más intenso, pues se trata de un problema mayor. Otras causas con las que se relaciona la leucorrea son la candidiasis, el trichomona vaginalis o la cervicitis.

Si el flujo irregular se debe a algún cuerpo extraño que ya te han extraído o a una vaginitis, lo que los médicos recomiendan es un periodo de abstinencia o el uso del preservativo hasta que la infección haya pasado. Por otro lado, puedes encontrar varias cremas corticoides que te calmarán la irritación así como productos para la higiene íntima que ayudan a regular la flora bacteriana. Usa siempre prendas interiores de algodón, que no sean muy ceñidas. Pero sobretodo no olvides consultar con tu médico a la menor sospecha de leucorrea, solo él te puede indicar cuál es el tratamiento que más te conviene.

Mujer en la playa por Mikebaird en Flickr

Doctoras por Seattle Municipal Archives en Flickr