Como prevenir las infecciones vaginales

Todas las mujeres al menos una vez en nuestras vidas, hemos pasado por problemas de ardor, picazón y mal olor en la vagina; y por tanto, hemos tenido que correr al ginecólogo para que nos ayude a curar dichas molestias, pero ¿sabemos realmente cuáles son las implicancias de recaer por segunda o más veces en esta misma enfermedad?

En principio, ¿sabes qué es lo que causa estas secreciones vaginales tan fastidiosas? Pues son los bacterias y hongos que atacan la flora que se encuentra en la vagina, haciendo que el equilibrio en el que esta se encuentra, se deteriore por completo. Pero ¿cómo te das cuenta de esto?

Puedes haber tenido relaciones sexuales o no haber empezado tu vida sexual, y notar en algunas manchas amarillas o blancas en tu ropa interior, con seguridad esto ocurre luego de que se entra a la pubertad y este es un secreción normal que ayuda a que la vagina este limpia y húmeda; por tanto, es algo completamente saludable y normal.

Así, a continuación verás algunas características de esta secreción en condiciones normales:

  • Color blanco y turbio
  • No hay presencia de olor o si huele, es algo salado
  • En determinados días aumenta su volumen, volviéndose fibrosa (algo así como la clara del huevo); esto puede ocurrirte hacia la mitad del ciclo menstrual, es decir cuando estás ovulando.

Como ves estas particularidades son totalmente normales pero si sientes que te incomodan porque manchan tu ropa interior entonces, puedes usar protectores diarios que existen en muchas marcas con formas que se adaptan a tu ropa interior, es decir si usas hilo dental o una trusa muy pequeña; pero nunca uses las que llevan olor. Y hablando precisamente de este aspecto, una de las precauciones es que no uses ropa interior que no sea de algodón ya que de ser así, estarías propiciando que aire no circule y por tanto, albergando una mayor humedad, en donde cualquier bacteria u hongo podría proliferar. De otro lado, al ducharte o asearte debes lavar esta zona con cuidado, es decir usa un jabón suave en la parte externa de la vagina, luego enjuágate y también sécate

Hasta este punto, no habrás visto nada extraño en tu vagina, por tanto aquí te hago un recuento de las características más saltantes de una infección vaginal:

  • Hay un olor muy fuerte que en muchas ocasiones se parece al olor del pescado
  • Sensación de picazón todo el tiempo
  • Ardor, dolor o irritaron vaginal al tener relaciones sexuales
  • Secreción diferente de la normal

Sin embargo, a pesar que estos son los más comunes puede que no se presenten ninguno de ellos y estar padeciendo de esta enfermedad por lo que en tal caso se recomienda que siempre se visite a un ginecólogo para saber si hay o no alguna infección.

Así, el conjunto de todos estos síntomas se llama “vaginitis” y las tres causas más frecuentes son el contagio de hongos, la vaginosis bacteriana y la tricomoniasis. Aunque también se pueden producir secreciones en la vagina si es que se tiene una infección en el cuello uterino con gonorrea o Chlamydia. Así, debido a la diversidad de los gérmenes que pueden causar una vaginitis, lo mejor es seguir un tratamiento en particular para cada uno.

Lo más común en este rubro es que las chicas se apliquen las nocivas duchas vaginales que lo único que provocan es que se altere el balance que existe en la vagina, por lo que si ya se tiene una infección lo más probable será que estas la empeoren y que se extienda hasta los ovarios. Así, dentro de los productos que podrían causarte una infección se encuentran los tampones aromatizados, los desodorantes en aerosol y los jabones fuertes.

Así, hay diferentes formas para prevenir una infección vaginal y así pienses que nunca te ha pasado o que sólo la has tenido una vez, es mejor estar atenta a las siguientes recomendaciones:

  • Mantén el área de su vagina siempre limpia y seca.
  • Lávate esta zona de manera externa con un jabón suave, y luego enjuágala y sécala muy bien.
  • No uses duchas vaginales ya que podrían alterar el equilibrio de la flora vaginal, lo que podría causarte una infección mayor.
  • No uses jabones con perfume ni baños de burbujas o espumosos perfumados, tampones con aromas, talcos para la vagina o desodorantes vaginales en aerosol, ya que podrían irritar tu vagina y causarte una infección vaginal.
  • No uses ropa ajustada o que se encuentre húmeda, ya que esta puede atraer más humedad en esta zona; si de todas maneras debes usarla, trata de alternar su uso con otras prendas holgadas.
  • Usa trusas de algodón y evita el nylon y las de lycra; en el primer caso, te ayudará a atraer la humedad y te permitirá que el aire circule, con respecto a al nylon y la lycra, estas atraen la humedad pero no la liberan, haciendo que esta zona este todo el tiempo húmeda. Así, nunca uses medias de nylon sin haberte puesto ropa interior de algodón debajo.
  • No tengas relaciones sexuales sin haberte aseado tu zona vaginal y tus manos; de la misma manera, tu pareja debe asearse sus manos y su pene; estas indicaciones son para antes y después de tener sexo.
  • Evita espermicidas, estos suelen encontrarse en los preservativos por tanto, escoge los que no tengan esta sustancia.
  • Evita los suavizantes de prendas y detergentes en tu ropa interior; lo más recomendable es que la laves con jabón para ropa y luego la hierbas, ya que de esta manera podrás eliminar cualquier bacteria que podría quedar con una lavada simple.

De otro lado, si sabes que ya tienes una infección, entonces, evita con mucha más razón cualquiera de las anteriores recomendaciones que aquí arriba te he descrito