Cómo utilizar un tampón para los días de la menstruación

No es difícil usar tampones lo único que necesitas es experiencia y tal vez usar un espejo que te pueda ayudar en el proceso.

Los tampones se usan en reemplazo de las toallas higiénicas con la única diferencia es que se introducen en conducto vaginal, por lo que tienen una forma cilíndrica. Así, al igual que una toalla higiénica, tienen la función de absorber el flujo menstrual pero la diferencia es que estos lo hacen antes de que este salga de la vagina, lo que te facilita dos cosas: tu trusa no se manchará y no tendrás que sentirte incómoda por alguna protuberancia que puedas notar en tus pantalones. Así, a pesar de su singular forma, también tienen diferentes tamaños ya que esto determina su nivel de absorbencia y además, puedes encontrarlos en cualquier farmacia, tiendas o supermercados.

El detalle de estos es que la mayoría de veces, las mujeres no sabemos colocarlos en el conducto vaginal, lo que hace que nos sintamos preocupadas o nerviosas al querer usarlos por primera vez, por tanto, aquí te he traído una serie de consejos para que logres usarlos con éxito:

Paso número uno: relájate y ponte en una posición que te sientas cómoda, es decir parada o sentada o parada, por ejemplo para algunas mujeres les es cómodo subir una pierna sobre algún asiento en tanto que otras prefieren acostarse. Así, una vez que te sientas cómoda coge el tampón con los mismos dedos que escribes, coge la mitad del tampón en la zona donde el tubo de adentro se introduce con el tubo de afuera, por lo que debes asegurarte que el hilo está visible y que apunta hacia afuera de tu cuerpo.

Paso número dos: con la otra mano, abre tus labios vaginales y pon el tampón tal y como lo has cogido en la entrada de tu vagina.

Paso numero tres: de una manera tranquila y sin mucho apuro, introduce el tampón hacia dentro, ya que la idea es que tus dedos toquen tu cuerpo y que el aplicador, o tubo exterior quede completamente dentro de tu vagina.

Paso número cuatro: cuando este aplicador o tubo este dentro de ti, usa tu dedo índice para que puedas empujar el tubo de adentro (es decir, el tubo al que el hilo está conectado para poder quitarlo).

Paso número cinco: cuando veas que el tubo interior está totalmente dentro, usa tu pulgar para que puedas sacar el aplicador. Finalmente, recuerda que el hilo cuelgue fuera de la entrada de tu vagina ya que horas mas tarde tendrás simplemente que jalar hacia abajo para quitar el tampón.

Y si lo coloco mal…
Puedes sentir que sientas que te es muy difícil introducirlo y esto podría deberse a que no conoces muy bien tu vagina, en tal caso te recomiendo usar un espejo en donde claramente puedas ver la entrada vaginal. De otro lado también podría ayudarte el usar un poco de lubricante en la punta del tampón para ayudar a que se resbale con mayor facilidad. Otro problema podría ser que tengas una apertura muy pequeña en tu himen, lo que le ocurre solo a un 2% de las mujeres.

Un espejo usualmente es útil para que puedas ver dónde está tu entrada de la vagina. Algunas veces, utilizar una pequeña cantidad de lubricante vaginal (K-Y Jelly) en la punta del tampón podría ayudar a que resbale fácilmente. En general, si esta es tu primera vez, sería mucho más conveniente que lo uses en tu día de mayor abundancia menstrual ya que al insertarlo resbalará con mayor facilidad. Además, te recomendaría usar el modelo más pequeño para que el tamaño no sea un inconveniente.

TSS: una enfermedad relacionada al uso de tampones
El TSS o Síndrome de Choque Tóxico es una infección bastante rara pero muy peligrosa y además, puede afectar a cualquiera, bien sea hombre o mujer, pero con más incidencia en estas ultimas sobre todo las mujeres jóvenes que usan tampones.

Lo más probablemente es que nunca te ocurra pero siempre será mejor saber cuáles son los síntomas y cómo evitarlos antes de ponerte en este riesgo.

En sí mismo los tampones no causan TSS. Este es causado por una bacteria llamada staphylococcus aureus que aparece cuando dejas el tampón por un largo tiempo dentro de vagina. Ocurre que se crea un ambiente perfecto para que muchas bacterias se desarrollen como por ejemplo esta que te acabo de mencionar. Por tanto, aquí te traigo algunas indicaciones que debes tomar en cuenta para cuando utilices estos:

Usa tampones pero cámbialos con frecuencia, es decir cada cuatro a ocho horas (si es más seguido es mejor, todo dependerá del flujo que tengas).

Usa tampones que sean para tu flujo: si tienes poco entonces elige el que tenga menos absorción; si tienes un flujo regular, utiliza uno que sea medianamente absorbente; y así sucesivamente. En realidad, el TSS tiene más incidencias cuando se usan los que tienen mayor absorción por lo que no debes utilizarlos a menos que tu flujo sea muy abundante.

Alterna las toallas higiénicas con el uso de tampones: te recomiendo usar las toallas por la noche y los tampones durante el día.

Lava tus manos antes de insertar o sacar tu tampón.

No uses tampones para absorber cualquier otro flujo que salgan de tu vagina: solo insértalo cuando la menstruación se presente.

Los síntomas
Estos son los síntomas que han tenido algunas mujeres que han padecido esta enfermedad, ten en cuenta que se parece mucho a una gripe pero si ocurren durante la menstruación lo más probable es que sean una señal del TSS:

  • Fiebre alta de repente
  • Sensación de quemadura solar
  • Diarreas
  • Mareos, desmayos o sensación de desmayarse
  • Vómitos

Si crees que estas padeciendo alguno de estos, lo más recomendable es que retires el tampón, y ve a un ginecólogo lo más pronto posible.