Cuando la mujer pierde el deseo

En esta entrada veremos todos los aspectos que intervienen en el descenso de la libido en la mujer.

Uno de los más indeseados enemigos a los que se puede enfrentar una relación de pareja, es a la disminución del deseo sexual. Estamos acostumbrados a tratar este tema desde el punto de vista masculino o, mejor dicho, cuando una disminución de la libido afecta al hombre Pero ¿Qué sucede cuando ésta afecta a la mujer? ¿Se le puede culpar al hombre por esto? ¿Y si es así, en qué porcentaje? Para responder a estas interrogantes primero debemos estar claros en los conceptos sobre la libido, independientemente de los ámbitos masculino o femenino. Podemos decir que la libido es el deseo o el instinto sexual que todos los seres humanos tenemos, intrínseco a nuestra naturaleza reproductiva.

Otra consideración muy importante a tener encuentra es que la libido se encuentra básicamente en los centros nerviosos del cerebro, donde se conjugan dos universos igualmente importantes que la definen. Por un lado tenemos el universo de estímulos fisiológicos y por otro lado tenemos el universo de estímulos psicológicos. Ambos igualmente importantes y que deben marchar en equilibrio si deseamos que nuestros deseos sexuales se encuentre y rindan al 100 %. Es lógico pensar entonces que si disminuye la libido, uno de los componentes de estos dos factores anda mal o incluso más de uno, para locuaz debemos analizarlos de cerca.

rezando-por-cesar-pardo.jpg

Imagen tomada de Flickr por cesar pardo

En cuanto a los factores psicológicos son varios, Podemos citar el caso de una mujer que provenga de una educación tradicional bastante cerrada, producto de unos familiares rígidos en conceptos que hayan rodeado a la sexualidad de un aura de suciedad y de impropiedad, relegándola sólo a circunstancias que tengan por fin la procreación de un ser vivo. En esta misma categoría de bloqueo sexual podrían entran los factores étnicos y/o religiosos. Por ejemplo, la condena que existe por el uso de métodos anticonceptivos al momento de tener relaciones sexuales y cosas por el estilo. Todos estos preceptos pueden resultar en un bloqueo de la libido en la mujer. Otro factor dentro del ámbito psicológico e la mujer puede ser su autoestima, será muy importante para ella saberse atractiva y deseada, y aquí juega un papel muy importante su pareja ya que una disfunción sexual de éste, podría ser interpretada por su mujer como una respuesta al escaso atractivo de su persona y ahondar más el problema de la libido de la pareja en conjunto.

Cuadros depresivos producto de ciertos problemas familiares o laborales pueden dar reflejo en la libido de la mujer también, ya que ésta es más sensible a estos estímulos y su sistema hormonal se desbalancea, bloqueando algunas hormonas propias de la libido, es decir, también caen en el universo fisiológico del problema.

La anorgasmia en la mujer, también puede representar un descenso en la libido, toda vez que se tratan de relaciones sexuales insatisfechas en donde solamente el hombre alcanza el clímax. Ella se siente más como un objeto y su mente crea un bloqueo sexual. Una infidelidad del marido también puede hacer que la libido de la mujer caiga. Otra causa común es la presencia de hijos pequeños. Las mujeres temen despertarlos al efectuar el acto sexual o que éstos se den cuenta de lo que están haciendo sus padres. Para irnos adentrando en el universo fisiológico que afecta la libido de la mujer, podemos decir que algunos fármacos influyen directamente sobre esta. Por ejemplo, ciertos medicamentos contra la depresión, hacen que la mujer vea reducido sus deseos sexuales. Aquí ya estamos hablando de agentes externos pero que igualmente caen en el universo fisiológico. Es necesario que los médicos que van a tratar el caso evalúen el momento de inicio de estos tratamientos para ver si de ahí proviene la disfunción sexual de la mujer. Otros fármacos también caen en estas contra producciones como algunas pastillas anticonceptivas. En algunos casos, la mujer tiene asociada en la mente la relación coito-embarazo y al saber que está tomando estos contraceptivos, disminuye inconscientemente su nivel de deseo sexual.

libro-por-fantasmaderecoleta.jpg

Imagen tomada de Flickr por fantasmaderecoleta

Ya dentro del universo netamente fisiológico, podemos hablar de los cambios hormonales que la mujer experimenta durante y después de la menopausia como factores importantes que hacen que su libido se vea disminuida. Los malestares de tipo físico están íntimamente ligados ala disminución del deseo sexual en cualquier persona, hombree o mujer y, muchos casos de menopausia, se caracterizan justamente por estos malestares generales como astenia o bochornos súbitos. El mismo proceso de la menopausia, acarrea una serie de cambios en las hormonas estrógeno y testosterona, esta última muy liga a la libido en la mujer. Si ya de por si, era poca la testosterona que ésta generaba, ahora acusará más el cambio, pues su cuerpo producirá aún menos testosterona luego de algunos años del paso de la menopausia. En auxilio de la mujer, está la terapia de reemplazo hormonal que puede paliar estos efectos adversos que trae consigo la menopausia. Sin embargo, estos tratamientos deben ir acompañados de terapias de pareja para apuntalar otras áreas que también puedan estar flojeando en la relación.