El pH vaginal, el gran desconocido

test ph vaginal

No son pocos los anuncios que, tras aromatizados jabones, prometen proteger el pH de tu piel corporal. Sin embargo, el cuidado del ph vaginal no está tan extendido, muchas veces por mero desconocimiento del tema.

El pH (potencial de Hidrógeno) de los genitales de la mujer es la defensa que la vagina emplea ante las infecciones o invasiones de microorganismos externos, por lo que es más que recomendable que le concedas tu atención.

Es un parámetro que va cambiando, según tu etapa evolutiva. Antes de la edad fértil es neutro, durante es de 4,5 – 5, y en la menopausia asciende a 7. Por otra parte, hay momentos en los que suele oscilar: en la menstruación sube ligeramente, y en el embarazo se vuelve más ácido (4 – 4,5) para incrementar la protección.

En general, tiende a ser más bajo y equilibrado si usas anticonceptivos, realizas ejercicio físico o llevas una vida sexual satisfactoria. Por eso, al final el pH de las zona íntima femenina se convierte en una especie de documento identificativo, que da cuenta de la edad, y del estilo de vida de la persona.

Es más, las alteraciones de tu pH pueden ser indicativas de diferentes infecciones vaginales (vaginitis), pues su aumento va acompañado de molestias, picores o cambios en tu flujo vaginal. Cuando esto sucede, acaba repercutiendo en tus relaciones sexuales, disminuyendo la lubricación en un coito doloroso, con el consecuente rechazo al sexo o afectación en tu deseo sexual.

No son síntomas que debas obviar, o que con el tiempo pasarán. Te proponemos, tan sólo tengas en cuenta algunas pautas de higiene íntima:Cuidado íntimo mujer

-Medidas generales como: ducha diaria sin enjabonarte entre los labios (para evitar irritabilidad en los tejidos); secar bien la zona genital con una toalla personal; limpiarte en sentido descendente (en dirección vagina-ano) para no esparcir los gérmenes procedentes del recto.

-Adecuar el jabón que preserve el ecosistema vaginal y el pH, según el momento vital. En le mercado ya hay productos especializados: con salvia para la edad reproductiva, con tomillo en épocas de defensas bajas, y con camomila para la menopausia.

-¡Cuidado con el lavado reiterado y obsesivo después de las relaciones sexuales! Puede provocar irritaciones genitales, y además disminuir la flora vaginal