Enfermedades de transmisión sexual, los tipos y síntomas que producen

En este post, hablaremos de las enfermedades de transmisión sexual.
Conoceremos cuáles son, cuáles los síntomas que producen y cuál es su tratamiento.
Conocerás como se previenen las mismas y todo lo necesario para evitar su propagación.

Mucho se ha hablado en Educasexo.com, de las enfermedades de transmisión sexual. Hemos comentado de muchas de ellas, en forma individual y general, pero aún quedan muchas dudas por resolver y en todo caso, tenemos la esperanza, de que con la insistencia de hablar de las mismas, logremos generar conciencia en el uso del preservativo y en evitar las conductas de riesgo, para así contribuir a que las mismas se reduzcan.

Las enfermedades venéreas, enfermedades de transmisión sexual o ETS, son enfermedades infectocontagiosas, que se trasmiten de una persona a otra por contacto sexual, a través de fluidos como semen y flujo vaginal principalmente.

Pueden ser causadas por diferentes agentes patógenos, tales como virus, bacterias, hongos o parásitos.

Las más comunes son: ladillas, gonorrea, sífilis, hepatitis B, tricomoniasis, verrugas genitales, candidiasis, herpes genital, clamidia, molusco contagioso, el SIDA y Virus del Papiloma Humano.

Entre los síntomas más frecuentes se destacan:

-Secreciones purulentas por medio del pene o vagina
-Picazón, irritación e hinchazón de los genitales (vulva, glande)
-Ardor al orinar
-Dolor o ardor durante el coito
-Dolor en la ingle
-Úlceras, verrugas o heridas en los genitales
-Fiebre
-Ganglios linfáticos aumentados de tamaño

Para prevenirlas, se debe utilizar preservativo en las relaciones sexuales, sobre todo si éstas son ocasionales o con parejas que no son estables.

Los demás métodos anticonceptivos como la píldora, el diafragma, etc., no previene contra estas enfermedades.

Examinarse los genitales en busca de indicios de alguna enfermedad, consultar con el médico en cuanto se detecte aumento de flujo o secreciones, picazón, ardor o dolor en pene o vagina, al orinar o mantener sexo, son una buena medida para detectarlas en forma temprana.

Realizarse los controles ginecológicos y médicos periódicos, para diagnosticar a tiempo alguna enfermedad en el aparato reproductor.

Tener en cuenta las medidas de higiene íntima, orinar antes y después del coito, para ayudar a eliminar las bacterias de la uretra.

Algo muy importante, es que estas enfermedades, deben ser diagnosticadas por el médico, ginecólogo en el caso de la mujer, urólogo en el caso del varón, ya que no todas estas enfermedades son iguales, y cada una requiere de un tratamiento específico.

No sirve de nada automedicarse, ya que con esto sólo se agravará la situación y se seguirá contagiando la enfermedad.

Si bien algunas aún no tienen cura, como el caso del HIV y el Virus del Papiloma Humano, pueden tratarse para mejorar la calidad de vida.

Foto de Bichuas (E. Carton) en Flickr