Fobias sexuales

Las fobias sexuales afecta tanto a hombres como a mujeres.
En los últimos años, los casos de fobias sexuales, han ido en aumento y la edad en que se presentan ha bajado considerablemente.
El vaginismo, es una de las fobias sexuales más frecuentes entre las mujeres, en tanto en los hombres el miedo a padecer de eyaculación precoz, es una de las principales.
En este post, hablaremos de las fobias sexuales y haremos mención a las principales.

Cada vez son más frecuentes las fobias sexuales

Cada vez son más frecuentes las fobias sexuales

Así como hemos hablado de las parafilias y comentado sobre un gran número de ellas, hoy hablaremos de las fobias sexuales.

Una fobia, es un miedo excesivo e irracional, que lleva al individuo que la padece a evitar aquellas situaciones que para él, representa un peligro.

De esta manera, hay personas, que evitan por completo el sexo o a restringir ciertas expresiones o partes de su sexualidad como por ejemplo los genitales, el orgasmo, la penetración, el sexo oral, la masturbación, etc.

Las fobias, están muy ligadas a los ataques de pánico, los cuales se manifiestan con palpitaciones, dolores de pecho, ahogos, náuseas, hormigueos, entre otras sintomatologías.

Según los especialistas, el número de personas que consultan por fobias sexuales, ha crecido enormemente en los últimos años, y la edad de los pacientes con este tipo de patología, ha descendido.


La edad promedio de las personas afectadas, antes rondaban los 30 o 40 años, hoy cada vez más consultan menores de 20 años, algo realmente preocupante.

Entre las mujeres, un tipo común de fobia sexual, se conoce con el nombre de vaginismo, que es el miedo a ser penetrada, pero no sólo eso, sino que la mayoría de las mujeres que la padecen además tienen imposibilidad de colocarse hasta un tampón, o de hacerse estudios ginecológicos, dado la contracción involuntaria de la vagina.

El vaginismo, es un tipo de fobia sexual

El vaginismo, es un tipo de fobia sexual

En tanto en los hombres, el miedo a no satisfacer a su pareja, el miedo a tener un pene pequeño o a sufrir de impotencia o eyaculación precoz, son las más frecuentes.

Las causas de las fobias sexuales son variadas y no se limitan sólo como consecuencia de haber sufrido un abuso o violación, sino que también afecta a personas que no han tenido una adecuada educación sexual, a quienes se han sensibilizado con alguna escena de violación en alguna película o que han visto a sus padres tener sexo en una edad, en que no estaban preparados para entender determinadas cosas y aquellos que tienen una gran cantidad de mitos, tabúes y recibieron una educación represiva.

Algunas de las más comunes son:

Agrafobia: miedo al abuso sexual
Erotofobia: miedo a hablar sobre cualquier tema erótico o sexual
Eurotofobia: miedo a los genitales femeninos
Falofobia: miedo al pene
Genofobia: miedo al sexo
Heterofobia: miedo al sexo opuesto
Homofobia: miedo a los homosexuales o a convertirse en homosexual
Itifalofobia: miedo a tener una erección
Parafobia: miedo a la perversión sexual

Si crees que puedes llegar a sufrir de una fobia sexual, debes realizar una consulta con un especialista, ya que las fobias se tratan y será el profesional el encargado de recomendarte el mejor tratamiento, que puede incluir medicación y psicoterapia.

Foto 1 de sarah azavezza en Flickr
Foto 2 de Acido Fotografico en Flickr