Inseminación artificial

Inseminación artificialLa inseminación artificial, inseminación intrauterina, es la técnica gracias a la cual se introduce semen en el cuello del útero y existe así la posibilidad de fecundar algún óvulo.

Se lleva a cabo cuando la consecución del embarazo no puede conseguirse por medios naturales, es decir, a través de la relación sexual, pues alguno de los miembros de la pareja presenta dificultades que lo impidan o sea estéril.

Se realiza en tres pasos:

- Primero se estimula el ovario para que produzca varios óvulos. Con esto aumentan también las posibilidades de tener embarazos múltiples, así que es una cuestión a tener en cuenta.

- Después se prepara el semen seleccionando los espermatozoides más activos. La baja movilidad de sus espermatozoides es una de las causas de los problemas de los hombres para fecundar a su pareja.

- Por último se lleva a cabo la inseminación. No necesita anestesia y se realiza en la misma consulta. Generalmente se produce a los dos días tras haberse estimulado el proceso de ovulación.

Se produce la inseminación artificial en el momento en el que el semen es introducido en el cuerpo de la mujer. Esto se realiza introduciendo una cánula plástica muy fina a través del cérvix o cuello uterino y depositando el semen la parte superior del útero. Esta operación no dura más de 20 minutos y no resulta molesta para la paciente. Tras haber sido inseminada, la mujer debe reposar durante un rato para así favorecer la circulación de los espermatozoides y la fecundación del óvulo.

La futura mamá no debe desanimarse en caso de no conseguirlo en la primera sesión. No es habitual que se logre a la primera y no se considera que algo falla hasta que se ha intentado al menos 6 veces. Si esto ocurre, el médico recomendará que se sigan otras vías algo más complejas.

Donante semenPor cierto, generalmente el donante de semen es su pareja, conocida entonces como Inseminación Artificial del Cónyuge o IAC, pero puede ocurrir que su líquido seminal no sea apto para la consecución del embarazo o que sea portador de alguna enfermedad congénita, y que por estas causas haya que recurrir a la aportación de un donante anónimo, Inseminación Artificial de donante o IAD.

También se puede recurrir a esta vía cuando simplemente no existe pareja y se desee cumplir el sueño de tener un hijo propio.