Jovenes embarazadas

El embarazo en adolescentes es una problematica que crece día a día, los cambios que enfrenta una adolescente embarazada hacen que tenga que asumir nuevos roles de vida, enfrentar situaciones variadas y empezar a proyectar su vida en terminos del nuevo ser y no de sus sueños e ideales.

embarazo.JPG

En la actualidad es común encontrar una gran cantidad de padres adolescentes, quienes manifiestan nunca haber pensado que esto pudiera sucederles. El embarazo en adolescentes es una problemática que se ha difundido día a día y que ha llevado a un gran número de jóvenes a cambiar sus procesos vitales y de desarrollo al enfrentar la responsabilidad de un nuevo ser.

La problemática esta cambiando, pues cada día los embarazos en adolescentes se dan más prematuramente y esto ha llevado a muchos profesionales a efectuar análisis al respecto. Encontrando que muchos adolescentes manifiestan no haber tenido en cuenta la posibilidad de un embarazo o simplemente que la búsqueda de relaciones sexuales, implica muchas veces solo la exploración de su dimensión sexual, o la búsqueda de afecto y cariño a través del sexo al presentar grandes carencias emocionales dentro de sus familias de origen.

Al enfrentarse a un embarazo no deseado o más bien no esperado, muchas jóvenes adolescentes se muestran ampliamente sorprendidas y además de manera simultanea se ven abocadas a cambiar sus formas de vida, tomar decisiones de alto nivel de complejidad y asumir nuevos roles que van desde el cambio de estatus, de estudiante a madre, o de hija de familia con una red de apoyo y algún equilibrio económico a ser una trabajadora que además enfrenta horarios extendidos o condiciones poco beneficiosas a nivel del tipo de trabajo o la remuneración ofrecida y además a eso se suma las responsabilidades implicadas en el rol de ser madre soltera, hasta el llegar a cubrir una serie de necesidades y reclamos emocionales de parte de quienes las rodean y constituyen su núcleo afectivo (familia, compañero, amigos, etc.).

Una adolescente embarazada experimenta una serie de cambios vitales y fundamentales; enfrenta en primera instancia la transformación de su cuerpo, sus emociones (empieza a sentirse confundida, incomoda y va rápidamente del amor al odio y del rencor a la excitación), y sus pensamientos y su mente giran rápidamente generando sentimientos confusos y reacciones como lo son la vergüenza, el miedo a perder el amor de sus seres queridos, la culpa o la emoción por finalmente sentirse dueña de un ser.

Además su proyección de vida se transforma, implica ahora la reorganización de sus recursos internos y externos con el fin de cubrir las necesidades del bebe y poder asumir a cabalidad la responsabilidad de la crianza, si decide quedarse con el bebe, o el darlo en adopción o las consecuencias que pueden tener un posible aborto inducido.La adolescente embarazada además enfrenta situaciones confusas y poco congruentes, que implican en primera instancia buscar a su pareja sexual o afectiva y comunicarle la noticia del embarazo y esperar que esta persona le brinde su apoyo incondicional; lo cual se ha demostrado por las investigaciones que sucede en menos del 15% de los casos, el gran porcentaje de compañeros sexuales tiende a culpar a la joven de la situación y a dudar de la paternidad poniendo en duda la relación de pareja establecida o manifestando que el no puede estar seguro de si ella ha tenido o no contacto sexual con otras parejas y por lo tanto el embarazo es responsabilidad de la joven únicamente.

Posterior a este impacto y la confusión generada por sentirse sola ante el mundo y ante la nueva situación que aun no comprende muy bien, debe comunicarles a sus padres o tutores la nueva situación, esta conversación generalmente es aplazada hasta que el embarazo se empieza a notar, sea por los cambios físicos o la manifestación de los síntomas asociados al mismo.

Al hablar con sus padres o tutores, la joven generalmente manifiesta un gran nivel de temor que esta originado en diferentes factores, el primordial es perder el acceso a la casa materna y perder el apoyo económico que sus padres le han brindado. También el sentir que ha decepcionado a sus padres y ha cometido el peor error de su vida por haber quedado embarazada.

preocupa.JPGEs posible que antes de acudir a su familia la joven busque apoyo en sus amigas, sin embargo los conceptos e ideas que estas les brindan van desde enfrentar la situación, o cambiarla radicalmente, pasando por los consejos acerca de diferentes formas de aborto y métodos para deshacerse del “problema” antes que sea demasiado tarde, hasta propuestas de trabajo que pueden llevarla a situaciones como la prostitucion, la drogadicción o el trafico de sustancias.

Ante todo esto se empieza a sentir sola y vulnerable, las ideas se presentan con gran énfasis y con una alta gama de confusión. Luego de enfrentar a su medio social, empieza a enfrentar su nuevo rol de mujer embarazada, los recursos familiares se vuelcan en el nuevo bebe y se disminuyen las atenciones hacia la joven en términos de regalos o comodidades especificas.

Si su novio o pareja ha decidido hacerse cargo del bebe, es posible que además la joven enfrente la posibilidad de un matrimonio que se origina por la obligación del embarazo y no por un compromiso real, sumado a esto es posible que se traslade de casa, yendo a vivir en el hogar familiar de su compañero y allí debe asumir, no solo su nueva situación de esposa y madre, sino además enfrentarse a las costumbres de una nueva familia, que en la mayoría de los casos tiende a culparla de arruinarle la vida a su compañero.

Además la situación empeora a medida que pasa el tiempo cuando su pareja toma una actitud totalmente negativa y aunque se ha comprometido a hacerse cargo del bebe y la madre, empieza a enfrentarse a situaciones laborales poco convenientes, bajos sueldos, horarios extendidos y el cambio de adolescente a padre, dejando muy seguramente los estudios y sacrificando en el camino los sueños de vida que poseía.

Así la joven enfrenta una serie de cambios que se vienen encima de ella como un marisma de situaciones que no le dan tiempo para adaptarse, solo puede respirar profundo y empezar a buscar las mejores opciones de acuerdo a sus circunstancias particulares.