Ligadura de trompas, adiós a embarazos no deseados

elefante, trompa atadaA veces el objetivo no es quedarse embarazada, sino todo lo contrario.
Cuando la píldora está contraindicada, se ha cubierto el cupo de niños en la familia, hay alergia al látex del preservativo, o el médico comentó en el nacimiento de vuestro hijo que por tu salud ese debería ser el último embarazo; se empiezan a contemplar otras posibilidades anticonceptivas, que en otros momentos son rechazadas, o incluso, como suele ser frecuente, se desconocen.

De la misma forma que existe la vasectomía para el hombre, la medicina cuenta con su sistema análogo para la mujer. Estamos hablando de la esterilización femenina, técnica que no es muy utilizada ante el temor de entrar en un quirófano para su realización, o por la certeza con la que hay que aceptar el final de la descendencia.

Disponen de varios métodos para poder llevarla a cabo, pero todos suponen una cirugía menor, en la que se cortan u ocluyen las Trompas de Fallopio (vías por las que discurren los óvulos, desde el ovario al útero). Con ello el espermatozoide no puede alcanzar al óvulo y fecundarlo.

El momento de efectuarla está supeditado a la elección de la mujer principalmente. Hay quienes aprovechan y la realizan en la misma intervención en la que se ha producido un parto o un aborto. Dado que el útero se agranda después de dar a luz y las trompas de Falopio quedan más accesibles, suele ser recomendable someterse a la operación dentro de los primeros siete días posparto, preferiblemente en las 48 horas, siempre que no haya infecciones o complicaciones.

Pasamos a continuación a describirte algunos de los procedimientos indicados, para que puedas asesorarte en tu centro de salud, sobre cuál es el que más se ajusta a tus necesidades e historia clínica:

-Ligadura Tubaria, tras el parto un segmento de la trompa se corta y cose con material de sutura.

-Esterilización por corriente eléctrica, con la que se quema la trompa después de que haya sido cortada. Es una técnica que maximiza la irreversibilidad de la esterilización.

-Banda de silicona (anillo tubario), que es insertada para mantener firme y sujeta la trompa.esquema de incisión en ligadura de trompas

-Broches. Por medio de una incisión pequeña, el cirujano los coloca para cerrar la trompa.

Es una intervención que implica anestesia, por lo que has de procurar estar bien informada de dónde (en un hospital o en un centro de atención médica ambulatoria) y quién va a practicártela. Pueden hacerlo profesionales de la salud con capacitación: médicos, ginecólogos obstetras, y demás personal médico con experiencia quirúrgica y formación adecuada.

Para que te hagas una idea aproximada de en qué consiste, piensa que el cirujano te hará una o dos pequeñas incisiones en el área abdominal, cerca del ombligo. Después, te insertará un laparoscopio (un tubo estrecho con una cámara en un extremo) en la zona de la pelvis, por medio del cual pasará el instrumental médico para ligar las trompas.

Las posibles complicaciones o riesgos a prever son los asociadas a cualquier intervención quirúrgica: reacciones adversas a la anestesia, leves hemorragias o infecciones. Por otra parte, antes se pensaba que tras una ligadura de trompas era altamente probable que aparecieran sangrados o dolores abdominales anormales. Hoy en día, no hay estudios que lo avalen, si bien es cierto que, estaría dentro de lo normal que, notaras que tus menstruaciones son levemente más dolorosas. No obstante, si se transforman en nauseas, dolor intenso o se dan alteraciones significativas en tus periodos, entonces no dudes en consultar a tu médico.

Sabemos que puede inquietarte el postoperatorio. Lo habitual es que en unas horas puedas estar en tu casa, y tengas que revisarte regularmente la cicatriz en las siguientes dos semanas, para evitar infecciones de los puntos, en cuyo caso se te manifestarían en fiebre, pus, sangrado o dolor.

Mientras estés convaleciente, lo que sí te recomendaran es que evites ejercicios intensos o movimientos bruscos en los primeros días, y tomes analgésicos para aliviar molestias. Pero en unos cuantos días te olvidarás de la baja laboral, y volverás a reincorporarte a las tareas cotidianas de tu vida social y ocupacional.

Eso incluye también el retomar tu vida sexual, prácticamente desde la primera semana. Generalmente las mujeres no sólo no perciben alteraciones en su respuesta sexual, sino que más bien informan de un aumento en su deseo sexual, aunque esto tiene más relación con variables psicológicas (desaparece el temor a tener un embarazo no deseado o peligroso para la salud) que con otras intrínsecas a la operación.

Si te estás preguntando si va a merecer la pena, podemos comentarte que su efectividad es muy alta (99%). Cuanto más joven seas, hay mayor probabilidad de fallos, pero aún así, el porcentaje de éxito es muy elevado para considerarlo como una alternativa de contracepción permanente. Eso sí, no te exime de tener que seguir utilizando otros métodos de protección si quieres salvaguardarte de enfermedades de transmisión sexual.ligadura de trompas

En caso de que te arrepintieras y quisieras volver a ser madre, has de saber que la garantía de poder revertir la esterilización es sólo del 70%, pues depende de varios factores como la experiencia del cirujano, el tipo de técnica empleada, tu edad, el estado de las trompas, etc.
Todo esto hace que sea aconsejable concederse el tiempo necesario para que tú y tu pareja reflexionéis antes de asumir con seguridad el paso que vais a dar, para evitar futuras frustraciones y complicaciones. Por ello, si fueras a hacerlo en el momento del parto, procura que te hayan orientado mucho antes de dar a luz, para que puedas analizar todos los datos de la manera más objetiva posible. No es bueno que sea una decisión que tomes con los efectos residuales de la anestesia.

En resumen, entre sus ventajas cabe señalar que:

-No interfiere ni modifica la satisfacción y la respuesta sexual. De hecho, las parejas suelen referir que sus relaciones se tornan más espontáneas y desinhibidas.

-No es un método anticonceptivo que altere la regulación de las hormonas.

-No conlleva efectos secundarios significativos para la salud, puesto que no es una cirugía de alto riesgo.

-Es la opción que ofrece una seguridad mayor y duradera de entre todas las medidas contraceptivas.