Lubricantes sexuales

lubricante durexEn la época de los lanzamientos espaciales, de los grandes descubrimientos científicos y de la descodificación del Genoma Humano aún hay problemas que pueden resolverse con unas gotas de lubricante (afortunadamente). EL sexo anal y el vaginal cuando la mujer carece de suficiente lubricación natural (como en el post parto, menopausia, uso de anticonceptivos orales, etc.), conllevan sequedad en la zona y posible irritación. Los productos lubricantes funcionan disminuyendo la fricción entre dos superficies, en este caso la mucosa vaginal o anal y la piel del pene, cubierto o no por preservativo o los variadísimos juguetes sexuales.

Actualmente hay una gran variedad de lubricantes pero todos ellos se han desarrollado sobre la base de los lubricantes quirúrgicos o urológicos, utilizados para evitar rozaduras y dolor al introducir las sondas en la uretra de los pacientes o durante las exploraciones anales o vaginales, como el famosísimo gel K-Y. Los lubricantes han ayudado durante muchos años a las mujeres cuyas parejas no consideraban necesario un juego sexual previo a la penetración, que es un factor decisivo en la secreción de fluidos vaginales gracias a la excitación.

aquaglideA pesar del uso tan extendido de los lubricantes, aún hay gente que no sabe lo importante que es elegirlo bien. Lo que en principio podría ser una solución ideal como cremas hidratantes, mantequilla, aceite de bebé o vaselina (petrolato, gelatina de petróleo o aceite mineral), es en realidad una trampa mortal. Todos estos lubricantes caseros tienen base oleosa o grasa, que es incompatible con el uso de preservativos y al debilitar el látex puede provocar su ruptura, con el consiguiente riesgo de embarazo y/o transmisión de enfermedades. Por eso los lubricantes de base acuosa son los aconsejados si se utiliza preservativo o diafragma, tienen la ventaja de no manchar la ropa ni las sábanas y de eliminarse fácilmente de la piel. Su desventaja es que pueden secarse si su uso se prolonga en el tiempo, pero añadir un poco más de producto es la solución. De cualquier manera, no es recomendable utilizar alimentos porque incrementan la posibilidad de contraer enfermedades infecciosas. La glicerina es un excelente lubricante compatible con el uso de preservativos y muy barato, preguntad en vuestra farmacia.

Cada pareja que decide utilizar lubricante en sus relaciones sexuales debe elegir cual es el que mejor se adapta a sus características. Las principales presentaciones son gel y líquido, pero también hay sólidos en forma de óvulos o supositorios que tienen la ventaja de permanecer activos hasta seis horas, con lo que pueden introducirse en el ano o la vagina varias horas antes de la penetración. Un dato importante es que la OMS ha recomendado la retirada de los lubricantes que contaran entre sus ingredientes con Nonoxinol-9, un detergente útil para eliminar algunos tipos de virus y espermatozoides, por presentar riesgo de irritaciones en la piel, sobre todo la región perianal y favorecer de esta manera la transmisión de enfermedades.