Menopausia prematura

Mujer fértilLa menopausia prematura o precoz se produce cuando antes de que cumplas los 40 años ya ha cesado tu menstruación. Esta menopausia anticipada puede producirse por anomalías genéticas, por sufrir trastornos en el sistema inmunitario, los anticuerpos pueden llegar a dañar los ovarios, o por tener malos hábitos como el de fumar o el de beber en exceso.

Por supuesto, los síntomas consecuencia de este trastorno son los mismos que si la retirada definitiva de la regla te llega a la edad habitual, es decir, entre los 45 y los 55 años.

Para diagnosticar la menopausia prematura es necesario acudir al médico y así comprobar también que la falta de menstruación no es debido a otras causas. Por ejemplo, los síntomas padeces problemas de tiroides son similares, por lo que puede existir confusión al principio. Por ello, es importante realizar un reconocimiento físico y el análisis de sangre correspondiente.

Si tienes menos de 30 años puede que incluso se te realice un estudio de los cromosomas. Esto es por si existe en ti algún cromosoma anormal que puede aumentar tus posibilidades de desarrollar cáncer aparte de producirte la pérdida del ciclo menstrual. Esta pérdida temprana para las mujeres por cuestión de cromosomas puede ser hereditaria.

Otro desencadenante puede ser el alcoholismo. Las mujeres que han consumido grandes cantidades de alcohol entre los 20 y 30 años tienen más posibilidades de padecer la repentina aparición de la menopausia y sus consecuencias, y esto es debido a los efectos nocivos que tiene el alcohol sobre los niveles de hormonas.

También el estar siendo sometidas a quimioterapia, el haber desarrollado el Sida, o el sufrir fibromialgia, lupus y diabetes mellitus puede conducirte a este resultado.

En cuanto a los posibles tratamientos, se puede acudir al consumo de estrógenos para así intentar evitar la llegada de esta menopausia prematura, pero aun así la posibilidades de que pueda quedar embarazada, por ejemplo, son muy pocas. Existe la opción de someterse a un proceso de fertilización implantando un óvulo en el útero de la afectada, pero tampoco este método garantiza más de un 50 % de buenos resultados.