El orgasmo femenino y sus distintas fases

En este post, conoceremos más acerca del orgasmo femenino.
Descubriremos cuáles son las etapas o fases del mismo y cuáles son las características físicas que se experimentan en cada una de ellas.
Además te brindaré algunos consejos que te ayudarán a conseguir un orgasmo.

No todas las mujeres alcanzan el orgasmo

No todas las mujeres alcanzan el orgasmo

El orgasmo femenino, es un tanto más complejo de entender y de experimentar que el masculino; tanto que muchas mujeres dicen no haberlo sentido nunca.

Y es que el orgasmo, es todo un aprendizaje para la mujer, un aprendizaje que requiere de mucha práctica, paciencia y de autoconocimiento. Para que el orgasmo femenino se produzca, tienen que existir tres condiciones básicas: deseo, excitación y lubricación de la vagina, por lo que si alguno de estos elementos falla, es imposible que se pueda sentir un orgasmo.

Es muy conocido el hecho de que muchas veces las mujeres “fingen un orgasmo” o lo han tenido que hacer en algún momento de sus vidas, para no desanimar a sus parejas, y esta debe ser una de las situaciones más frustrantes que exista.

Para llegar a entender el orgasmo femenino, es importante saber que éste es un reflejo que se produce luego de una correcta estimulación y saber que además, está compuesto por cuatro fases:

-Primera fase (excitación): puede durar desde varios segundos, hasta varios minutos luego de iniciada la estimulación erótica, en esta etapa, la mujer experimenta aumento de lubricación vaginal, los labios de la vagina se hinchan, los senos y el clítoris se entumecen, se acelera el pulso, la respiración y los latidos cardíacos y se eleva la presión arterial.

-Segunda fase (meseta): las características antes descritas se intensifican, las paredes vaginales y el clítoris, se llenan de sangre, cambian de color, los músculos de las nalgas, muslos, caderas y manos, se tensan y se puede producir un rubor en la piel de la cara, de los hombros y del pecho.

-Tercera fase (orgasmo): es la más corta, con una duración de unos segundos, se producen contracciones involuntarias de la vagina y útero y una sensación de placer. Se mantiene acelerada la respiración y el pulso, la contracción de los músculos se hace más intensa.

-Cuarta fase (resolución): puede durar de 5 a 60 minutos. Los genitales regresan a su estado normal y se produce la relajación de los músculos.

Si eres de las que nunca ha tenido esa maravillosa sensación de plenitud, o no estás segura de haberla tenido o de tenerla, puedes poner en práctica algunos consejos.

Por ejemplo, para iniciarte en el aprendizaje de conseguir un orgasmo, los especialistas recomiendan practicarlo en solitario, mediante la autoexploración del propio cuerpo y de sus respuestas ante un estímulo sexual, mediante la masturbación.

Esto sumado a una buena comunicación con tu pareja, pueden ayudarte a vivir tu sexualidad de forma más plena y a alcanzar el tan deseado orgasmo.

Foto: Chica en cama por Luis Barretto en Flickr