El placer del sexo oral. Zonas del placer masculino

Id progresivamente del menos al más sensible para conseguir aumentar la excitación a lo más alto. Esto es lo que puedes hacer siguiendo estos consejos…

Los pezones
En el hombre esta zona es una zona muy erógena y desconocida. Los movimientos más eficaces y aconsejables son los que se realizan con la boca, succionando con relativa fuerza, aunque siempre manteniéndose suave. Este gesto tiene incluso tendencia a aumentar claramente la erección, si dura lo suficiente.

EscrotoEl escroto
Es la piel que rodea a los testículos. Su sensibilidad varía mucho, dependiendo de los hombres. Algunos adoran las caricias, la lengua que lame, la boca que mordisquea y otros permanecen imperturbables, encontrando esta zona muy poco sensible. ¡De ti depende de probar y comprobar el resultado!

El perineo
Es la zona situada entre la parte posterior del pene y el ano. En esta zona el tronco del pene se encuentra bajo la piel. Besar, acariciar con la lengua, mordisquear suelen ser gestos muy apreciados. Pero cuidado: no dudes en apoyar con fuerza para que el tronco subterráneo del pene también pueda disfrutar de tus cuidados amorosos. Si no, únicamente la superficie de la piel sentirá tus caricias.

El contorno del ano
Muy receptivo a las caricias bucales, a menudo suele ser un lugar olvidado. ¿Porqué? Naturalmente a causa de la función del ano que sirve para evacuar los deshechos del cuerpo. A algunas mujeres no les gusta la idea de pasear su boca o su lengua y a algunos hombres no les gusta que se les acerquen a estas zonas tan íntimas. Para apreciarlo, es indispensable una higiene perfecta: ducha obligatoria justo antes de acercamiento sexual. Únicamente con estas condiciones, se podrá proceder a la exploración…


El glande
Es el lugar del cuerpo masculino más rico en corpúsculos de placer. Por tanto es muy sensible a las caricias de los labios, de la lengua, la humedad de la saliva, a los dientes (muy delicadamente, ya que es muy frágil…) ¡Le gusta todo! Un lugar aún más receptivo: su corona, ahí en donde se une al tronco del pene.

El freno
Es EL punto del glande del pene más eficaz para procurar placer. Es preferible no empezar por este lugar, hipersensible, sino ir acercándose progresivamente después de haber explorado otras zonas con tu boca. Cuidado: es necesario hacerlo con una suavidad extrema. Un contacto muy suave le basta para sentir inmensas sensaciones.

El tronco del pene
Le gusta que le besen, con firmeza, ya que no es muy sensible. Percibe sobre todo las presiones un poco marcadas, sobre todo en la zona que se encuentra por debajo, ahí donde es meno dura, incluso en erección. Cuando la boca mima un movimiento de vaivén, le gusta que le presionen con fuerza, contrariamente al glande que prefiere la suavidad.