El sexo de las treinteañeras

mujeres treintañeras Si eres mujer y estás en la treintena, un mundo nuevo de sensaciones se abre a tus pies. Lejos de empezar a agobiarte con las cremas antienvejecimiento, la biología se coloca a tu favor y entras en una etapa de plenitud sexual.

Según la psicóloga y sexóloga Diana Resnicoff, la mujer a esa edad se beneficia de la experiencia vivida en los últimos diez años, y del auto-conocimiento de su propio cuerpo.

A todo esto se añade el hecho de que se producen cambios a nivel hormonal, la testosterona gana relevancia en tu bioquímica, y esto se refleja en mayor deseo sexual.

El hombre alcanza su desarrollo sexual a los 17-18 años, mientras que tú lo haces en la tercera década. Por eso, no es tan infrecuente que acabes buscando a un amante más joven.

Y sí, en este caso se cumple lo de “ la experiencia es un grado”. De adolescente estás demasiado inhibida y te dejas llevar o hacer; a los 30 no sólo eres asertiva en tu trabajo, sino en la cama. Sabes qué es lo que quieres, cómo lo quieres y sobre todo has aprendido a pedirlo.

Entiendes que el sexo ideal no es esperar pasivamente a que el compañero adivine lo que te gusta, y conoces cuál es la estimulación adecuada para conseguir el orgasmo, porque has autoexplorado tus zonas erógenas mejor que nadie. Como treintañera has crecido con la democracia, y ya has podido disfrutar de algunos derechos con tus coetáneos masculinos en materia de educación y libertad de pensamiento.Piernas de mujeres

Has avanzado en educación sexual y en el cambio de papeles en la seducción, comenzando a llevar el preservativo y la iniciativa sexual.

Entiendes la feminidad como una forma más de expresión, compatible con no ser tratada como mujer objeto. Te desmarcas de tabúes, y aunque te preparas para contemplar otros modelos distintos a la monogamia, todavía sigues prefiriendo el sexo con amor.

Con este cuadro, ¡ansiosas anhelan las veinteañeras, el paso de la frontera hacia la cima del placer!.