Eyaculación femenina: Lo que sí sabemos sobre ella

Forma de Vulva FemeninaExiste un debate abierto, aún hoy en estos días de tantos avances de todo tipo, que trata sobre si es cierto que las mujeres eyaculan durante el orgasmo de la misma manera, o al menos de una forma similar, que lo hacen los hombres.

Lo cierto es que existen varias teorías al respecto, pero aún no se puede afirmar sin duda alguna si la humedad que crece en la vagina de la mujer tras alcanzar el clímax se puede considerar o no eyaculación. Y es que no sólo existen pocos datos al respecto sino que, encima, algunos son contradictorios entre sí.

Teniendo en cuenta esta introducción, hablemos pues de lo que sí sabemos:

Podemos empezar diciendo que cuando se habla de “Eyaculación Femenina“, se refiere a la llegada de líquido a la zona vaginal durante las contracciones que provoca el orgasmo en las mujeres.

Este líquido se produce en las glándulas de Skene, que están situadas en la vagina, cerca del lugar donde podemos estimular el Punto G. Cuando la mujer está excitada, estas glándulas se llenan de líquido y como con el orgasmo la pelvis se contrae, aprieta los diferentes órganos de la zona y, entre ellos, a las glándulas de Skene, se produce el rebosamiento y posterior salida de esa sustancia líquida y lechosa.

Generalmente sale en poca cantidad, pero puede ocurrir que sea mucha, debido a que estas glándulas tienen una asombrosa capacidad para vaciarse y llenarse en pocos segundos. Así, por ejemplo, si el orgasmo se prolonga, y las contracciones vaginales son numerosas, se puede segregar una cantidad realmente llamativa.

Las actuales investigaciones van dirigidas a descubrir si este líquido expulsado es sobre todo orina, que seCuerpo mujer escapa por incontinencia o por debilidad de los músculos que la controlan, si es sólo la sustancia que segregan las glándulas de Skene, o si es una mezcla de ambas.

Otro punto a tener en cuenta es que estas glándulas de Skene no funcionan de la misma manera en todas las mujeres, existiendo casos en los que la secreción antes nombrada ni siquiera se produce.

En este último caso, aparece lo que se conoce como Eyaculación Retrógada, en la que el líquido va a parar a la vejiga en vez de a la vagina.