Fantasías sexuales: sexo en la cocina

Para todos aquellos que soñaron con tener sexo en la cocina, pero aun no se animaron a cambiar de escenario, aquí algunos de los motivos por los que vale la pena probar algo nuevo.

Si durante mucho tiempo has tenido fantasías que no te has animado a concretar, esta puede ser una oportunidad única para por fin llevarlas a la práctica y disfrutar junto a tu pareja de las formas de placer más extravagantes.

Un hombre que cocina es dos veces más sexy

Muchos suelen amedrentarse ante sus propias fantasías y no se permiten vivir estas nuevas experiencias ni siquiera a nivel mental. Pero, la sociedad ha avanzado y junto a ella, las formas de divertirse han mutado para beneficio de las personas. Ya no es un tabú hablar abiertamente de sexualidad y aunque no se cuente con una pareja estable, no existe absolutamente ningún impedimento para dedicarle tiempo a aquello que da vueltas por la cabeza a toda hora.

Las mujeres también están de para bien, porque hace no mucho tiempo, el simple hecho de pensar en su sexualidad provocaba una negación en varios niveles, pero hoy por hoy eso ha cambiado y todos van tras la concreción de sus fantasías sin importar el sexo, la edad o los deseos.

Tener sexo en lugares insólitos es una buena forma de alimentar la sexualidad y por ende, aumentar la calidad de vida. De hecho, está probado que la cantidad de veces que se tiene sexo durante la semana, incide en el nivel de felicidad y energía de las personas.


Muchos prefieren lugares tradicionales como la cama, la bañera o el sillón. Sin embargo un sitio que se ha popularizado por la gran cantidad de películas y series que han mostrado escenas calientes allí, es la cocina: cada vez más personas prefieren tener sexo entre ollas y sartenes.

Hay que experimentar para disfrutar más

En realidad, más allá del lugar físico en el que desarrolla la acción, lo más interesante es que hacerlo en un lugar como ese, implica un factor sorpresa o una sensación de “no poder esperar” que atrae hasta al más escéptico. Lo cierto es que todos sueñan con estar tan desesperados por el otro, que llevar a cabo el acto en un sitio impensado comience a ser una excelente manera de demostrar ese nivel de deseo tan elevado.

Arrasar con todos los utensilios que estén arriba de la mesa, entregarse a la pasión y dejarse llevar por el instinto es una de las fantasías más concretadas a nivel sexual. La cocina implica sexualidad para muchos y el picante de sus condimentos hará que la experiencia sea realmente excitante y enriquecedora para quien se anime a cumplir semejante sueño.

Fotografía: Davichi en Flickr