Mitos Sexuales…

Los mitos sexuales, son ideas culturalmente transmitida sque pueden originar multiples inconvenientes dentro de las relaciones de pareja, es importante aprender a identificarlos, conocerlos y explorarlos con el fin de conocer sus origenes y decidir si son relevantes dento de la relacion que se establece.

Cuando las personas llegan a los encuentros sexuales, llevan consigo una serie de pensamientos en torno a lo que va a suceder en la relación o las cosas que pueden o no abordar dentro de la misma, algunos de estos pensamientos se han compartido culturalmente o se han aprendido a través de la socialización del individuo y se consolidan en lo que se conoce como mitos sexuales, los cuales pueden ser reales o no, o pueden tener partes fundamentadas científicamente y un gran nivel de fantasía, lo que hace que las personas tiendan a no cuestionarlos y algunos sean aceptados y compartidos fácilmente. Estos mitos pueden girar en torno a diferentes situaciones y elementos de la relación y pueden determinar el éxito dentro de la misma, llevando a las personas a altos grados de satisfacción o por el contrario representar un obstáculo difícil de saltar en el momento que aflora dentro de la pareja, se manifiestan en términos de temores, resquemores o ideas fantasiosas respecto a ciertos aspectos que se involucran en una relación sexual y pueden llevar a generar múltiples problemas en las personas que van con facilidad desde sentimientos de culpa, incomodidad e inadecuación con el rol sexual, sentir niveles de despersonalización hasta altos niveles de depresión y rompimiento de las relaciones de pareja.

pareja-abrazo

Los mitos se han generado a través de los temores y miedos en torno a la sexualidad, así desde tiempos remotos se han venido consolidando algunos y lo que es mas preocupante se han trasmitido de generación en generación, obligando a cada individuo a validarlos de acuerdo a su propio proceso de aprendizaje y nivel de riesgo que decida asumir dentro del conocimiento de su cuerpo, rol sexual y su posición ante la sexualidad y las relaciones sexuales. Pueden tener orígenes diversos, desde los conceptos religiosos, hasta los culturales propios de algunas regiones o comunidades, donde a partir de la protección de principios, políticas, valores o conceptos, generaron historias en torno a aspectos determinados de la sexualidad y el sexo como condicionamiento o factor de control de los allegados a la cultura o la comunidad y así se mantenían algunas garantías de la estabilidad de la misma.

Sin embargo con las migraciones y la transculturización los mitos empezaron a cruzar fronteras validándose y haciéndose mas complejos o desvirtuándose y convirtiéndose en un mecanismo ya no de control, sino de temor y de restricción para algunas personas.

En la actualidad hay varios mitos identificados que pueden además argumentarse desde fuentes científicas e investigativas con el fin de validarlos o desvirtuarlos, revisemos algunos:

mujer-lago.JPG

Mitos sobre la menstruación: La menstruación desde tiempos bíblicos se ha considerado de diversas formas que van desde la impureza de la mujer hasta la generación de problemas en los diferentes contextos cuando una mujer que tiene la menstruación se acercaba o realizaba diversas actividades. Un ejemplo de esto se da en algunas culturas indígenas, donde a la mujer que esta menstruando, no se le permite tener contacto con la comida o con las siembras, pues esto hace que se contaminen y toda la aldea o comunidad que tenga contacto con estos objetos puede sufrir grandes penas y enfermedades. Científicamente se ha demostrado indican que la menstruación no tiene ninguna influencia en lo que la mujer realice y puede hacer actividades como tomar baños, cortarse el cabello, realizar deportes, y actividades habituales durante el período de la menstruación. Tampoco existe razón alguna para abstenerse del coito durante esta época, sin embargo, es visto como algo restrictivo y contaminante. Según el libro Levítico, Capítulo 15, Versículos 19-24. “Desde el año 60 A.C., el historiador romano Plinio declaró que la sola presencia de una mujer menstruando, provocaba que el vino nuevo se volviera rancio, que las semillas se esterilizaran, que la fruta cayera de las ramas de los árboles y las plantas de los jardines se marchitaran. Además, el mismo autor opinaba que el flujo menstrual destruía el filo del acero, era capaz de matar un enjambre de abejas, oxidaba el hierro y el latón (provocando un olor nauseabundo), y era capaz de provocar la rabia de los perros, si llegaban a probar sangre menstrual”.  Sexo durante el embarazo. El coito durante la gestación, está permitido hasta aproximadamente un mes y medio o dos meses antes del parto. Las habituales dificultades mecánicas, hacen que después de este tiempo, el coito se presente dificultoso o a veces, imposible, por el tamaño del abdomen de la mujer. Sin embargo, el alivio de la tensión sexual, para ambos, marido y mujer, es posible con caricias, besos y abrazos.

El mito de la madona y la prostituta. Las mujeres que disfrutan el sexo son prostitutas y no pueden ser madres, mientras quienes se muestran mas recatadas son las elegibles como madres y esposas devotas. Este mito viene desde tiempos feudales donde los hombres buscaban mujeres de alto recato que pudieran garantizarles herederos de su sangre APRA no perder las fortunas que tenían. Sin embargo genero dificultades en términos de la exploración y el conocimiento en torno a la sexualidad que las mujeres podían tener. En la actualidad aun se encuentran muchas mujeres que prefieren no conocer su cuerpo o explorar alternativas más allá de las propuestas por sus parejas, por temor a ser juzgadas como impuras o malas mujeres y perder la relación y la estabilidad que esta implica.

Sueños húmedos equivalente a problemas sexuales. Tanto la erección como la eyaculación, pueden ocurrir sin estimulación física alguna. Los sueños húmedos pueden o no coincidir con sueños eróticos. Generalmente suceden en gente joven, con abstinencia prolongada. Por lo tanto, la aparición de poluciones nocturnas - indica que existe líquido en exceso en los conductos genitales. Estos y otros mitos, constituyen una gama de comportamientos específicos en algunos individuos. La idea es revisar el origen y pertinencia de los mismos con el fin de evitar o manejar algunas situaciones que pueden llegar a generar incomodidad en las parejas.

Cuando los mitos se identifican, validan y plantean dentro de la pareja, es posible que los temores a ciertas conductas sean afrontados o desvirtuados generando niveles de experiencia y descubrimiento que pueden llevar a las parejas a experimentar de manera mas libre sus relaciones sexuales.