¿Y después de tener sexo?

Una pareja que esté verdaderamente enamorada querrá alargar la intimidad única que acaba de vivir, manteniendo una proximidad física y emocional.

Después de hacer el amor...No debemos olvidar que el orgasmo es una experiencia profundamente solitaria, en ella los amantes se han de centrarse en sus propias sensaciones y, por tanto, pierden el contacto con el otro y con la realidad, reencontrarse y volver a sentirse es imprescindible para que la sensación vuelva a ser tan gratificante como al principio.

La relación sexual es circular y debe de acabar con el broche de oro de la ternura, la risa y el encuentro feliz de la palabra y el reconocimiento. Es un buen momento para hablar de lo que ha pasado, para contar lo que más ha gustado para expresar de un modo tierno lo felices y agradecidos que nos sentimos por el momento inefable que acabamos de vivir. A veces, es frecuente que la pareja desee reanudar su relación, en este momento el pene va a necesitar un poco de estimulación directa extra. Si quieres avivar de de nuevo la excitación: acaricia los testículos de tu compañero con una mano mientras frotas el pene con la otra, y roza delicadamente el glande con caricias circulares y leves de la palma de la mano.


Vacio SexualSi tú o tu pareja os dáis la vuelta, os ponéis a roncar o ella se levanta y se va a realizar cualquier tarea ajena a ti, lo más seguro es que la sensación desparezca rápidamente y en su lugar quede como una vacío que pronto lo llenará la tristeza. Para que esto no suceda lo mejor es permanecer quietos uno en brazos del otro, aunque lo ideal es continuar con un masaje suave, con una caricia tierna que no sexual.

Los que prefieren levantarse, es bueno que lo hagan al mismo tiempo y que disfruten de alguna actividad compartida, como comer algo, oír música o dar un paseo relajado unidos todavía en la sensación de fusión que acaban de vivir. La relación sexual hay que verla como un círculo, lo ideal es que acabe lo mismo que comenzó.

Lo que NO debe hacerse después

· Dormirse.
· Criticar la actuación del otro.
· Jalearse la faena.
· Buscar excusas para irse inmediatamente.
· Ponerse a hacer gimnasia.
· Ponerse a trabajar.
· Encender el televisor sin preguntar al otro si desea verlo.
· Irse a la cocina a prepararse algo de comer sin ofrecer.
· Levantarse de un salto y meterse en el cuarto de baño.

Fuente: Soloellas.com