En busca de la mujer multiorgásmica que hay en ti

Solo un 7% de las mujeres son multiorgásmicas, por lo que no es poco común que el otro 93% envidie tener esos orgasmos múltiples en una misma sesión sexual.

Todas las mujeres pueden llegar a tener orgasmos, pero no todas pueden llegar a tener uno tras otro durante la misma sesión sexual, de hecho solo un 7% de las mujeres de todo el mundo logra tener multiorgasmos. Pero cómo se pueden conseguir el que una se vuelva una mujer multiorgásmica, pues esa pregunta es la que analizaremos en este artículo.

Preparando el terreno
Lo primero a tomar en cuenta es que debes liberarte de prejuicios, que ¿Cómo consigues esto? Pues empieza por aficionarte a la literatura erótica, a los juguetes (vibradores, consoladores, etc.) y a las películas eróticas y/o pornográficas. Estos estimularán tu sensibilidad frente al sexo y también a los disfrutes que puedes conseguir solamente con excitarte leyendo o viendo cualquiera de estos.
Por tanto, no debe importante sentirte muy excitada y sobre todo no debe preocuparte que él te vea de esta manera, ya que esto será mucho mejor par él ya que te aseguro que le gustará verte de esta manera.
Al tener un encuentro sexual con tu pareja, no apagues la luz; este es un punto importante, puesto que muchas mujeres se sienten subidas de peso o con estrías y por eso prefieren mantener las luces apagadas. En verdad, estos detalles de tu cuerpo son minucias frente a los ojos de tu novio, en verdad solo le importas tú.

Un secreto más, durante los momentos que dure el acto sexual con tu pareja, imagina las películas pornográficas o eróticas que has visto y piensa que tú eres la protagonista. Así, disfruta con ellas; además, cuando te masturbes también podrías utilizarlas para poder estimularte con más excitación. En pocas palabras, no te inhibas.

Es usual que a la mayoría de las mujeres solo un tipo de actividad sexual; así que si tú eres de estas mujeres, te recomiendo que empieces a tomarle el gusto por otras actividades sexuales como por ejemplo el dar placer a través del sexo oral o también podrías incluir el tocarle los genitales a tu novio, o el que te los toque a ti.

También es importante aprender a tomar la iniciativa desde que empieza la relación sexual hasta que termina. Esto debes hacerlo poco a poco pero definitivamente debiera ser tu forma de hacer el amor en lo consecutivo.

Hazle numeritos eróticos a tu pareja, es decir, cómprate una lencería muy sensual y báilale en frente; también podrías pedirle que él baile para ti: en resumen ambos podrán disfrutar de ustedes.
Compra un vibrador y utilízalo estando a solas o también durante tu relación sexual; también podrías usar un masajeador eléctrico que tenga un cabezal útil para estos efectos y también con diferentes velocidades.

Sin embargo, no pienses que esto lo es todo, en realidad solo es el principio, pues en verdad,  solo constituye la preparación del terreno, es decir un cambio de actitud frente al sexo, haciéndote más aficionada al erotismo, aprendiendo a excitar todos tus sentidos sin inhibiciones. Así, lo más probable es que tardes algún tiempo en que esta nueva forma de abordar estas acciones se consoliden en ti como una forma de ser propia.

La verdadera búsqueda

Aquí viene la parte más mecánica, es decir la búsqueda material del orgasmo múltiple.
En esta parte debes tratar de intensificar la excitación hasta que llegues a los límites que den tanto tu cuerpo y tu imaginación.

Primero  tú sola
Quizás sea mucho más fácil cuando las cosas se intentan a solas que en compañía. Por tanto, te recomiendo crear una atmósfera sensual. Por ejemplo si estás en el trabajo, puedes ir pensando qué harás cuando llegues a tu casa (es decir, qué cosas sensuales podrás hacer) como por ejemplo, darte un baño con espuma y agua caliente, y luego darte un masaje con leche corporal (recuerda darle especial énfasis a tus pezones); además también podrías incluir una película o un libro durante esta sesión.

De lo que aquí se trata es que intensifiques la excitación hasta los límites de tu cuerpo y también tu imaginación. Una vez, en tu casa, mastúrbate de manera lenta y luego rápida; luego otra vez lento y rápido, hasta que llegues al orgasmo. No dejes de estimularte, así llegues al orgasmo pues lo usual es que el clítoris se excite tanto que se ponga muy sensible, pues no pares.

Betty Dodson, quien ha dado seminarios acerca de la masturbación a un buen número de mujeres de su país, ha dejado en claro que se puede conseguir un segundo orgasmo (y siguientes) si es que se puede superar esta sensación que puede resultar incómoda. Así, lo más recomendable es que continúes con el estimulo del clítoris luego que hayas conseguido el primer orgasmo, aunque claro, debes hacerlo de una manera más suave, inclusive tu misma respiración debe variar, puesto que ahora debes hacerlo de manera más fuerte y seguida. De esta manera, podrás superar la inicial sensación tan desagrable y así lo transformarás en otro tipo de placer que te permitirá obtener otro orgasmo en la misma sesión de estimulación.

Y buenas noticias, si consigues esto, es que ¡ya eres multiorgásmica! Por lo que para que esto se consolide, prueba también a hacerlo con un vibrador.

Ahora con tu pareja
Ahora que ya sabes cómo estimular de la mejor manera tu cuerpo y lo conoces por completo, lo mejor será que transfieras esta experiencia a tu relación con tu pareja.
Así, colócate en algunas posiciones con las que puedas controlar bien el estímulo que le des a tu clítoris, es decir mastúrbate durante el coito y si puedes añade un vibrador.
Juntos practiquen diferentes posturas o juegos que puedan incrementar la excitación de ambos.
Con algo de suerte, es posible que puedas llegar a ser multiorgásmica en algunas o todas tus sesiones sexuales, ya que recuerda que esto no necesariamente es así.